El 'descuartizador de Majadahonda' se presenta como un lunático

Bruno Hernández. :: efe/
Bruno Hernández. :: efe

M. SÁIZ-PARDO.

¿Estrategia de defensa o locura? Bruno Hernández, el supuesto 'descuartizador de Majadahonda', lo negó todo y se refugió en su supuesta amnesia y, sobre todo, en una presunta enfermedad mental que le convierte en un verdadero lunático. El acusado, diagnosticado de una esquizofrenia paranoide, respondió ayer a todas las preguntas que se le hicieron en el juicio de cárcel de 26 años por haber asesinado a su tía Lidia H. F. y a una ciudadana argentina, Adriana B. G., que estuvo de inquilina en su casa, a las que luego despiezó e hizo desaparecer pasando sus restos por una trituradora de carne. Pero no aclaró nada.

Afirmó no haber «cometido ningún delito» ni haber «hecho nada ilegal», para luego sumergirse en una serie de explicaciones inconexas sobre su supuesta pertenencia a una secta secreta, a la que también estarían adscritas personas de reconocimiento mundial. De acuerdo con su explicación, se trata de la «Hermandad de la E y R», a la que pertenecen todas las personas en cuyos nombres aparecen esas dos letras. Al final, el imputado consiguió con su esperpéntico relato no responder a una sola pregunta sobre el caso.

Fotos

Vídeos