120 denuncias en 48 horas por acoso o por la actuación de los Mossos

URNAS. Dos mossos observan los preparativos para la votación en Figueras. :: CéSAR MANSO / afp

La 'ventanilla única' de Interior recopila datos para que la Fiscalía decida dónde actuar contra ciudadanos o policías autonómicos

M. SÁIZ-PARDO MADRID.

El miércoles por la noche la Secretaría del Estado de Seguridad anunció su creación: una oficina única para que cualquier policía y guardia civil pudiera denunciar los capítulos de acoso vividos en Cataluña o pruebas sobre la supuesta connivencia o pasividad de los Mossos d'Esquadra con las consulta ilegal del 1-0. Desde entonces hasta última hora del viernes (últimos datos disponibles) los juristas del Ministerio del Interior han recibido 120 denuncias, según revelaron fuentes de la Secretaría de Estado.

El grueso de estos expedientes llegados a los dos puntos de recepción de denuncias (uno para los agentes de la Guardia Civil y uno para los del CNP) se ha tramitado desde las direcciones generales de ambos cuerpos. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, pidió el miércoles a los cinco sindicatos de la Policía y a las seis organizaciones profesionales de la Guardia Civil que también centralizarán las denuncias de sus afiliados para hacerlas llegar a Interior, aunque éstas, por el momento, siguen recopilándose.

El Ministerio del Interior ha decidido que no sean los servicios jurídicos del Gobierno (Abogacía del Estado) los que promuevan los procedimientos. Toda la información va a ser remitida a la Fiscalía para que el Ministerio Público decida qué trámite seguir (desde sedición a delitos de odio, pasando por desobediencia o simples amenazas), ya que la documentación recopilada es de muy diverso género.

La Fiscalía ya está como acusadora en la Audiencia Nacional por un delito de sedición, entre otros, contra el 'major' de los Mossos, Josep Lluis Trapero. El viernes, el Ministerio Público presentó un informe de la Guardia Civil de más de 300 páginas y multitud de grabaciones sobre la actuación del cuerpo autonómico desde el 20 de septiembre (el día en el que los agentes del instituto armado quedaron atrapados durante los registros de la 'operación Anubis') hasta el 1-0, jornada del referéndum. Se trata -explicaron fuentes de la investigación- de pruebas, no solo contra Trapero, sino contra otros miembros de la institución.

Tres categorías

Desde Interior quieren que sea el Ministerio Público el que decida que parte de las denuncias recibidas pueden usar en el procedimiento abierto en la Audiencia Nacional y que otros documentos pueden servir para otras causas.

Los juristas de Interior ya están recopilando pruebas sobre la actuación de los Mossos en tres categorías: pasividad, tanto a la hora de colaborar con las fuerzas de seguridad del Estado los días previos al referéndum como para cumplir las órdenes de la justicia el 1-0; enfrentamientos directos con la Policía y la Guardia Civil el día de la votación: y supuesta colaboración activa del cuerpo autonómico con la votación. En este último punto se siguen analizando varios vídeos e informaciones sobre la actuación de los policías.

Pero los Mossos no son el único objeto de los expedientes que se están analizando antes de entregarlos a la Fiscalía. Hay denuncias sobre: marginación de hijos de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado en ciertos colegios, amenazas personales, pintadas, escraches, supuestas coacciones, muchas de ellas consistoriales, a los hosteleros que alojaron a policías y guardias civiles; lanzamiento de artefactos incendiarios a recintos policiales, llamamientos públicos para hostigar a los funcionarios del Ministerio del Interior, difusión en redes sociales de identidades de agentes con amenazas o prohibición de entrada a comercios públicos (como gimnasios) a miembros del 'operativo Copérnico'.

Fotos

Vídeos