«Dentro de lo que cabe hemos tenido mucha suerte»

Un tren de cercanías choca contra el tope de la vía en la estación barcelonesa de Francia y causa heridas a 56 personas

R. C. BARCELONA.

Un fallo en la frenada del que aún no se ha encontrado la causa pudo acabar en tragedia ayer en la estación de Francia de Barcelona. El suceso se produjo a las 7.15 horas, cuando un cercanías que llegaba al anden no frenó a tiempo y acabó por chocar con el tope metálico de la vía y descarrilar después. Por fortuna, el convoy había logrado decelerar lo suficiente como para evitar un impacto mayor. El balance final fue de 56 personas heridas, tres de ellas de gravedad, Otras 44 recibieron el alta a lo largo del día. Por la hora del accidente, el tren contaba con numerosos pasajeros que viajaban de pie o se preparaban para apearse, lo que elevó el número de heridos.

La parte delantera del tren quedó totalmente destruida, mientras que varios vagones presentaban daños a causa del efecto acordeón que produjo la colisión. Inmediatamente después del choque, los servicios de socorro movilizaron varios vehículos y ambulancias hacia la estación ubicada en pleno centro histórico de la ciudad condal, mientras las calles aledañas quedaban cerradas para facilitar la operación.

Una vez evacuados todos los heridos, comenzó la investigación para conocer las causas de la colisión. Según declaró a AFP un agente de seguridad de la estación que fue testigo del accidente «al entrar a la estación el tren iba a su velocidad normal, pero no frenó y chocó contra el pilar de hierro».

El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, se desplazó desde Madrid a Barcelona. En la estación de Francia avanzó que la información preliminar indica que las balizas para establecer los límites de velocidad no muestran ninguna anormalidad. De la Serna también informó de que el tren de cercanías pasó una revisión de mantenimiento el 18 de julio y su conductor, que dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas, cuenta con siete años de experiencia como maquinista. Es uno de los heridos graves ya que la cabina quedó muy dañada. Los Mossos tuvieron que aguardar varias horas para tomarle declaración porque quedó en estado de shock.

La Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios del Ministerio de Fomento estará a cargo de las pesquisas para determinar las causas del accidente, añadió De La Serna. Una de las claves será la recogida de la información de las cajas negras, que pudieron ser recuperadas sin daños por los Mossos d'Esquadra. Los agentes de la división de Transportes de la policía catalana esperan también que la inspección del tope y del frontal del vagón arroje pistas para poder avanzar en el esclarecimiento de las causas del accidente. En paralelo, el juzgado de instrucción 11 de Barcelona, que ayer estaba de guardia, ha abierto diligencias.

Una bomba

Pese al susto, los afectados valoraron que el accidente no ocasionara daños mayores. «Dentro de lo que cabe, hemos tenido suerte», explicó a Efe Linda, una veinteañera que viajaba en el convoy. «El tren estaba frenando cuando ha pasado todo», señaló la joven, que recordó que «mucha gente se había puesto ya de pie,porque el tren estaba entrando en la estación».

Otras personas que se encontraba en la estación de Francia cuando se produjo la colisión pensaron que se trataba de una «bomba», por el fuerte ruido que provocó el impacto. Una vez recuperados del susto, muchos pasajeros preguntaron por el estado del maquinista dado el estado en el que quedó la parte delantera del convoy. Es uno de los tres heridos graves, aunque no se teme por la vida de ninguno de ellos.

Más

Fotos

Vídeos