Una cuestión que compete a los políticos

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, echó ayer balones fuera sobre la prisión permanente revisable, aduciendo que «es una cuestión que discuten los políticos», aunque quiso recordar que atrocidades como las acaecidas con el pequeño Gabriel Cruz «nos hieren a todos».

«Somos sensibles a este tipo de acontecimientos que a todos nos hieren y nos preocupan. Comprendo que la sociedad tiene que defenderse eficazmente ante sucesos que tocan profundamente», añadió el prelado un día después del bronco debate en el Congreso de los Diputados sobre esta figura penal, cuya derogación continuará ahora su recorrido en la Comisión de Justicia. «¿Qué se puede hacer? Yo no lo sé», insistió Blázquez, que manifestó su solidaridad y cercanía con Patricia Ramírez y Ángel Cruz, los padres del niño asesinado en Níjar (Almería).

El cardenal arzobispo de Valladolid pidió también no perder «nunca» la dignidad humana y defendió la labor pastoral que la Iglesia realiza en los centros penitenciarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos