Las Cortes valencianas piden que el PP devuelva la subvención por la campaña de 2007

R. C.

valencia. El pleno de Las Cortes Valencianas aprobó ayer, con el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos, que la Fiscalía reclame al Partido Popular la subvención electoral de 1,2 millones de euros que recibió por los comicios autonómicos de 2007. Así lo planteaba una iniciativa presentada por Compromís después de que el ex secretario general del populares valencianos Ricardo Costa haya admitido en el juicio del 'caso Gürtel' que su partido se financió con dinero negro. La propuesta contó con el apoyo de los socialistas y de Podemos, socios de Compromís en el Gobierno de la Generalitat valenciana.

En la defensa de la propuesta, la diputada de Compromís Mireia Mollà indicó que, de la misma forma que tienen que pagar los empresarios, los cabecillas de la trama y los que dirigieron políticamente esa «maquinaria» y la ordenaron, el Partido Popular debe devolver los recursos públicos que obtuvo de forma «ilegal» y «fraudulenta». «Nadie en su sano juicio está cuestionando que el PP se financió ilegalmente», subrayó la diputada, que insistió en que lo que se busca al acudir a la Fiscalía es que «quien la haga, la pague».

No es lo que opinan los populares. El PP se escudó en que es «muy peligroso» pensar que las instituciones pueden dar «instrucciones» a la Fiscalía y recomendó que Compromís mire «sus propias miserias» y revise sus cuentas electorales.

Ciudadanos optó por navegar entre dos aguas e inclinarse por la abstención. La formación liderada por Albert Rivera a nivel nacional criticó la «falta de rigor y seriedad» de la propuesta de Copmpromís, pues aunque «posiblemente» la corrupción «ayudó al PP a ganar las elecciones», hay que esperar a que haya sentencia y plantear reformas para que los partidos sean responsables subsidiarios de la corrupción de sus imputados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos