«Estoy corrigiendo errores; ahora hablo con los barones»

Reconoce que hubo un humano deseo de venganza en su decisión de volver, pero asegura que luchó por fe en su proyecto para el PSOE

P. DE LAS HERAS

-¿Qué papel quiere que tengan los barones en el PSOE?

-Es bueno reconocer errores. La interlocución con los secretarios generales en mi primer mandato fue insuficiente. Es algo que estoy corrigiendo. Ahora tengo conversaciones regulares con todos.

-¿Cree que es mejor que haya líderes alineados con su visión del partido? Pienso en Rafa García, rival valenciano de Ximo Puig...

-El federal y los regionales son procesos distintos. Yo dije que iba a ser el secretario general de todos. Son los afiliados los que tienen que decidir con su voto. Pero lo que se defiende a nivel autonómico por muchos candidatos es semejante a lo que se defendía a nivel federal.

-¿Quiere decir que hay barones que no le apoyaron con planteamientos similares a los suyos?

-Creo que Ximo Puig defiende para Valencia lo que yo para España.

-Miquel Iceta dijo hace unos días que no se debía debilitar a los presidentes autonómicos...

-Los procesos de democracia interna lo que hacen es fortalecer a la organización.

-¿No teme que los ciudadanos se cuestionen apoyar a quien ni los suyos reconocen como líder?

-Es una duda legítima. Pero si el PSOE reconoce procesos de democracia interna, hay que respetarlos.

-Su relación con Javier Fernández ha sido casi tan mala como con Susana Díaz. ¿Cree acertado que no se presente a la reelección?

-Creo que es respetable. Ahora creo que en la FSA se va a producir una renovación muy interesante que puede contribuir mucho a la construcción de ese nuevo PSOE.

-¿Ha tenido deseos de venganza?

-Cuando te enfrentas a situaciones muy traumáticas hay sentimientos que se entremezclan. Soy persona. Lo que puedo decir es que cuando me presenté a la secretaría general lo hice porque creía honestamente que el proyecto político que defendía es el único posible para el PSOE en este momento.

Fotos

Vídeos