Constitucionalistas ven posible definir Cataluña como nación

DAVID GUADILLA

bilbao. Una decena de catedráticos en Derecho Constitucional y Administrativo presentaron ayer en Madrid una propuesta para reformar la Carta Magna con el objetivo de afrontar «la crisis de Cataluña» y «construir un modelo territorial sólido que haga más difícil su deslegitimación». Y eso pasa, entre otras cuestiones, por reforzar el papel de los estatutos de autonomía y «despojarles» de su carácter de ley orgánica. Sería «constitucionalizarlos», para que se ocupen de las «cuestiones internas que no afecten» al resto de comunidades, por ejemplo, incluir «la denominación que mejor responda a su identidad histórica».

El texto subraya que la «salida» al actual conflicto catalán no puede ser la celebración de un referéndum sobre la independencia porque provoca la «ruptura de la comunidad política», pero que tampoco se puede mantener el actual «status quo».

La propuesta que plantean los académicos admite que «tras los acontecimientos de estas últimas semanas, la búsqueda de un acuerdo es más difícil pero aún más necesaria». Un diálogo que debe hacerse «desde la Constitución», un «marco de convivencia» que pone «un límite a los intentos secesionistas», pero que también es una «garantía para las aspiraciones de autogobierno» porque «no es inamovible». A partir de ahí abogan por abordar «tres cuestiones en relación con Cataluña»: el reconocimiento de la singularidad , la recuperación de los contenidos estatutarios desactivados por la sentencia del Estatut de 2006 y, por último, «la remisión al Estatuto de aquellos aspectos identitarios que solo afectan a ese territorio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos