El Congreso etiqueta como «nulos» los juicios a Companys

P. DE LAS HERAS

Madrid. El PSOE cumplió ayer una de las promesas con las que pretende ayudar a distender las cosas en Cataluña. Una menor. Con el apoyo a regañadientes de Podemos, el PDeCAT y el PNV logró que el Congreso proclamara a los cuatro vientos «ilegítimas, radicalmente nulas e injustas» las sentencias que supusieron al expresidente de la Generalitat Lluís Companys la incautación de sus bienes, la inhabilitación absoluta, el extrañamiento perpetuo y la pérdida de la nacionalidad española, en febrero de 1939, y la muerte por fusilamiento, en octubre de 1940.

El gesto carece de consecuencias jurídicas y eso es lo que lo convierte en claramente «insuficiente» a ojos de las tres formaciones que, no obstante, optaron por darle el 'sí'. Para el portavoz de Esquerra, Joan Tardà, es algo peor: un ejercicio de «hipocresía y cinismo». Su formación lleva años, desde el debate de la Ley de la Memoria Histórica, en 2007, reclamando sin éxito que sea la propia ley la que declare nulos los juicos contra las víctimas del franquismo y la Guerra Civil.

En su momento, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero optó por limitarse a declarar los citados juicios «ilegítimos» porque consideró que la nulidad abriría la puerta a una enorme inseguridad jurídica y a reclamaciones patrimoniales a las que el Estado no podría hacer frente o que podían afectar a terceros que hubieran actuado de buena fe. La portavoz socialista, Meritxell Batet, admitió ayer que aquella decisión hizo que no se pudiera «cerrar una herida humana y social», pero aun así el PSOE no ha querido ir más allá de una proposición sin rango normativo.

El PP votó en contra de la propuesta y Ciudadanos se abstuvo. En el Parlamento de Cataluña, en cambio, ambos votaron 'sí' a un texto similar pero con implicaciones legales.

Fotos

Vídeos