Confirman la condena al 'pederasta de Ciudad Lineal', que estará preso hasta 2034

D. R. MADRID.

El lugar era el Real Jardín Botánico de Madrid, a un paso del Museo del Prado. Las fechas, el 28 y el 29 de septiembre; y el qué, el 37 congreso de la Asociación Española de Medicina Naturista (AEMN). La contratación del lugar se había realizado hace unos días sin ningún tipo de impedimento con el dueño de este rincón madrileño, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Sin embargo, grupos científicos criticaron el alquiler. No podían entender que la principal institución de investigación del país cediera sus espacios a una asociación de pseudociencia.

El revuelo formado, alentado por las críticas al congreso para curar el cáncer sin medicina que se celebró el pasado fin de semana y que está siendo investigado por el Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, hizo que ayer los rectores del CSIC se replantearan el alquiler del espacio. «Se ha analizado la información sobre el congreso de septiembre. El Real Jardín Botánico del CSIC ha procedido a cancelar la reserva del espacio. La institución va a revisar el procedimiento de reserva de espacios en sus centros para evitar situaciones similares en el futuro», escribió en Twitter.

Una postura que fue aplaudida. «La pseudociencia no puede tener cabida en sus instalaciones de ningún modo. Esperamos que en el futuro no tengan que llegar siquiera a cancelar», comentó la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico. No es la primera vez que un congreso de la AEMN crea polémica. En el último, celebrado en Valencia, incluyó en su comité de honor a Carmen Montón, consejera valenciana de Salud, sin su consentimiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos