El PP confía en solventar como un trámite más el pleno sobre 'Gürtel'

NURIA VEGA

madrid. El PP afronta hoy la comparecencia extraordinaria de Mariano Rajoy sobre el 'caso Gürtel' con la sensación de que la oposición acude al Congreso para «juzgar» al presidente con «las conclusiones ya redactadas». Pero la misma previsibilidad cabe esperar de la intervención del jefe del Ejecutivo. En la Moncloa anticipaban ayer que no habría «grandes sorpresas» durante un debate que el Gobierno asume como un trámite inevitable ante su falta de respaldos parlamentarios.

La suma de votos de PSOE, Podemos, PDeCAT, Esquerra, PNV, Compromís y EH-Bildu forzaron la convocatoria de la sesión en la que Rajoy está llamado a «explicar los motivos por los que se niega a asumir responsabilidades políticas por los casos de corrupción» que afectan al PP. Denuncian los grupos que el pasado 26 de julio la declaración del presidente como testigo ante el tribunal que juzga la primera etapa de 'Gürtel' dejó más preguntas que respuestas. Pero si su paso por la Audiencia Nacional no sirvió a Rajoy para soltar el lastre de la corrupción, tampoco el pleno del Congreso zanjará la controversia sobre la obligación moral o política de quien lidera el PP desde 2004. En los próximos meses, el presidente será convocado a la comisión parlamentaria que investiga si los populares se financiaron de manera ilegal.

Fotos

Vídeos