En Comú-Podem y PSC agradecen la mano tendida, pero piden realismo a Esquerra

El diputado Joan Tardá levanta ampollas en el independentismo por proponer acercarse a la izquierda no separatista

C. REINO

barcelona. Joan Tardá provocó ayer un pequeño incendio en el independentismo en plenas negociaciones para la investidura y la formación de gobierno. El portavoz de ERC en el Congreso propuso en 'El Periódico' un acercamiento a los comunes y al PSC, lo que le provocó un alud de críticas de buena parte de sus correligionarios, aunque su planteamiento está pensado a largo plazo. Pero sus aliados no lo vieron igual. «No hay otro socio alternativo a la CUP para formar gobierno en Cataluña», le advirtieron desde JxCat. Los anticapitalistas acusaron al republicano de querer rescatar al autonomismo de la papelera de la historia y los socios de ERC, Demòcrates, incluso amenazaron con romper la alianza. Esquerra, en cambio, avaló la posición de su diputado en Madrid y aseguró que sus palabras son «junquerismo puro».

Mientras, los destinatarios de la oferta de mano tendida se lo tomaron con una cierta distancia, aunque agradecieron el gesto. «A buenas horas», afirmó Ada Colau, en Onda Cero. «Llega tarde, pero siempre es mejor tarde que nunca y creemos que esta es la vía», aseguró la alcaldesa de Barcelona, líder de Catalunya en Comú.

Xavier Doménech, en la misma línea, saludó el movimiento de Tardá, que «no es nuevo», según el dirigente de la izquierda alternativa, si bien a su juicio es contradictorio que Esquerra apueste al mismo tiempo por las alianzas con JxCat y la CUP, mientras se abre a la izquierda no independentista.

Más contundente fue aún Miquel Iceta, primer secretario del PSC. El líder socialista saludó el gesto del republicano, pero le advirtió de que solo se sentaría a hablar si ERC rectifica su actual vía rupturista. «Esquerra tiene que decidir: o defiende la república de Bruselas o la realidad de Cataluña», señaló Iceta. «O abandona la vía unilateral o no podremos explorar este camino» que propone Tardá, añadió el líder del PSC.

No sumamos

Los socialistas precisaron no obstante que la aritmética parlamentaria es «muy dura» y un eventual tripartito de izquierdas no suma a día de hoy. «Hace falta una rectificación si se quiere nuestra colaboración», insistió. La oferta de Tardá puso de los nervios a los secesionistas, aunque horas después tanto ERC como JxCat anunciaron su preacuerdo para la investidura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos