Los comunes plantean un gobierno transversal de independientes

El PSC y Catalunya en Comú muestran sintonía en la búsqueda de soluciones intermedias

C. REINO BARCELONA.

Algo se mueve entre bambalinas en los hasta ahora inquebrantables bloques políticos de la Cámara catalana. Si esta semana el PSC sorprendió proponiendo un gobierno de concentración, poniendo de los nervios al PSOE, ayer fue Catalunya en Comú quien salió de la zona de confort, planteando la formación de un ejecutivo transversal, amplio e integrado por independientes, cuya misión sería recuperar las instituciones catalanas y acabar con el 155.

El presidente de Catalunya en Comú Podem, Xavier Domènech, lanzó la idea, pues cree necesario que la política catalana salga de la situación de bloqueo. «Los partidos tienen que dar un paso atrás para dar un paso adelante como país», resumió. Dicho de otra manera, pidió a los independentistas que renuncien a la vía unilateral, con tal de favorecer la creación de un gobierno lo más plural posible. «Esto no va de independencia, va de democracia», les dijo a los partidos secesionistas.

Este gobierno «amplio y transversal» estaría integrado por «personalidades de referencia y sensibilidades diversas». Según Domènech, tendría un mandato limitado y el compromiso de las personas que lo integren de no volver a presentarse a unas nuevas elecciones. Tendría además cuatro objetivos: recuperar las instituciones catalanas y acabar con el 155, poner fin a la judicialización y trabajar por la libertad de los presos, un plan de choque contra la desigualdad y «avanzar hacia el reconocimiento de un nuevo estatus político de Cataluña, más allá de un marco autonómico agotado».

Ciudadanos y PP acusan a la coalición de Podemos de ser el nuevo socio del proceso secesionista

«En el corazón de la lucha por los derechos y las libertades nos encontraréis. En nuevos intentos de ir contra la pared una y otra vez, no», dijo el dirigente podemista. La propuesta de los comunes está clara: estarán en todo lo que sea formar parte del frente a favor de los presos y contra la represión. Pero dar apoyo a la investidura de un candidato de JxCat es harina de otro costal. Domènech lleva semanas advirtiendo de que podrían respaldar a los secesionistas si el aspirante fuera de ERC. En la operación también entra la gobernabilidad del Ayuntamiento de Barcelona, después de que Colau rompiera con el PSC y se quedara sola.

Los comunes presentaron una propuesta de resolución que llama a «trabajar para encontrar las herramientas e instrumentos necesarios para recuperar las instituciones, procurando edificar siempre amplias mayorías dentro de esta Cámara». Solo Esquerra y el PSC votaron a favor, mientras que JxCat y la CUP se abstuvieron.

Ya hace tiempo que se especula con un tripartito de izquierdas. Joan Tardá lo defendió no ha mucho, aunque a día de hoy no suman y la propuesta está más pensada de cara al futuro, por si hay nuevas elecciones o si JxCat se parte, en cuyo caso Esquerra estaría llamada a liderar un frente con el PDeCAT y los dos grupos de izquierdas. «Nosotros estamos dispuestos a abandonar el refugio de los bloques para favorecer la unidad», afirmó Miquel Iceta (PSC). Desde Cs y el PP, mientras, acusaron a los comunes de ser los nuevos socios de los independentistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos