La compra de coches cae un 30% en la comunidad desde el referéndum

Los vendedores admiten una «caída» de demanda, pero las matriculaciones aún suben un 12% por el efecto de las operaciones realizadas en septiembre

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. La venta de automóviles es uno de los termómetros que mejor refleja -y con mayor rapidez- el estado de ánimo de los consumidores y la evolución de la economía. Para bien y para mal. En Cataluña, el mercado no está viviendo precisamente uno de sus mejores meses. Desde que se celebrara la consulta del 1-O y hasta el martes día 17, la compra de coches por parte de los ciudadanos ha caído una media del 30%. La patronal de los concesionarios Faconauto reconoce esta situación por la que están atravesando los puntos de ventas, ante el temor que se ha instalado en la población.

Las visitas a esos concesionarios también «han caído» de forma importante en la primera quincena del mes, influidas por el 'efecto miedo' en un contexto de incertidumbre generada en torno al futuro de la economía catalana.

La ralentización en las peticiones de vehículos aún no ha tenido reflejo en los datos de matriculaciones registrados hasta este momento. Porque gran parte de esas operaciones que cuantifica Tráfico proceden de las ventas realizadas en los concesionarios a lo largo de septiembre, cuando la crisis catalana aún no había mostrado la virulencia política de las últimas jornadas.

Hasta el día 17, la matriculación de turismos en Cataluña ha crecido un 12,3%, hasta las 5.456 unidades. Los avances más considerables se dan entre las empresas, con un alza superior al 16%, seguidas por las de los particulares, con un crecimiento del 15%. En el caso del segmento de las firmas de alquiler de vehículos, se ha registrado un descenso del 34,5%, aunque solo representan un 10% del total.

Fotos

Vídeos