La Complutense reincorpora a Cifuentes a su puesto de funcionaria

La Universidad señala que tiene la obligación de respetar los derechos laborales de la expresidenta madrileña

A. A.

madrid. La Universidad Complutense de Madrid aprobó ayer la reincorporación de Cristina Cifuentes a su puesto de funcionaria en el centro docente. La institución académica anunció en un comunicado que «siguiendo lo reglamentado y el procedimiento habitual en los casos de reingreso de funcionarios en su situación, la señora Cifuentes ha quedado asignada a la plaza que tenía en reserva».

El 9 de mayo, un día después de renunciar a su acta de diputada en la Asamblea regional, la expresidenta madrileña solicitó recuperar su puesto de trabajo tras haber pasado los últimos 26 años dedicada a la actividad política. Recibirá una remuneración anual bruta de 43.400 euros.

Según el Estatuto de los Trabajadores, el interesado debe solicitar su reingreso como funcionario en el plazo de un mes a contar desde el momento en que abandonó su anterior responsabilidad. Éste trámite es una obligación para no perder la plaza, con independencia de que luego se ocupe o no. Cifuentes aún no ha desvelado si su intención es regresar a su puesto de trabajo o bien dio el paso para cumplir con la reglamentación.

Desde la Complutense se hizo especial hincapié en que se ha actuado según la legislación vigente. La Universidad precisa que «tiene la obligación de aplicar escrupulosamente la ley, como lo está haciendo, evitando cualquier trato de favor, pero garantizando, al mismo tiempo, los derechos que, en este momento, como funcionaria le correspondan a la señora Cristina Cifuentes».

Pero también se recuerda que desde el Rectorado que dirige Carlos Andradas se exigió a la exjefa del Ejecutivo autonómico que asumiera responsabilidades políticas cuando estalló el caso de su polémico máster en la Universidad Rey Juan Carlos. La Complutense apuntó que ahora corresponde a la justicia decidir si existen responsabilidades penales.

La reincorporación de Cifuentes ha causado malestar en las organizaciones estudiantiles y un centenar de alumnos se manifestaron ayer en el campus madrileño al grito de 'La pública es digna, Cifuentes no. ¡Fuera!'.

La concentración no contaba con el obligatorio visto bueno de la Delegación de Gobierno si bien la Policía Nacional permitió su desarrollo. Los estudiantes solicitaron ante la puerta del Rectorado la dimisión de Andradas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos