Colau agradece al presidente catalán su apuesta por «el diálogo y la mediación»

Los comunes retiran en el Congreso la moción que rechaza aplicar el artículo 155 ante las palabras de Puigdemont

M. A.

MADRID. «Gracias por apostar por el diálogo y la mediación». La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aplaudió ayer la decisión de Carles Puigdemont de no dinamitar los posibles puentes que puedan quedar con el Gobierno central, a la vez que instó a Mariano Rajoy y al resto de fuerzas políticas a mover ficha. «Ahora tienen que moverse», escribió en su cuenta de Twitter. Su compañero de partido, Xavier Domènech, elogió también el paso dado por Puigdemont, que calificó como «una gran oportunidad» para el diálogo.

El portavoz de En Comú Podem en el Congreso pidió al Ejecutivo, al PSOE y a Ciudadanos que acepten «inmediatamente» la oferta de negociación y, en concreto, exigió a Rajoy que demuestre que quiere encontrar una solución y que actúe «como Gobierno, no como partido». En su opinión, el rechazo al ofrecimiento del presidente catalán sería «totalmente inadmisible» y demostraría que no se tiene «la altura de miras y la responsabilidad necesarias». «Nadie perdonaría a nadie que no se hubiera cogido la mano en estos momentos», sentenció Domènech.

La declaración de Puigdemont en el Parlamento catalán coincidió paralelamente con el debate de una moción en el Congreso sobre la respuesta del Gobierno a Cataluña. Unidos Podemos había enmendado esta iniciativa para que incluyera el rechazo a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, además de para pedir la dimisión de Rajoy si no accedía al diálogo con la Generalitat. Sin embargo, el grupo confederal acabó retirando este punto justo antes de su votación «dado que no ha habido declaración de independencia». Una moción que, de haber sido debatida, tampoco habría salido adelante ya que no contaba con los apoyos necesarios; sólo con el de Bildu.

Domènech también tuvo palabras para el PSOE, a quien presionó para que no apoye respuestas represivas y evite respaldar una eventual aplicación del artículo 155 de la Carta Magna, que suspendería la autonomía de Cataluña. La respuesta llegó desde las filas socialistas de mano de Patxi López, quien reprochó al independentismo «construir fronteras» y espolear un sentimiento de miedo entre la población. El secretario de Política Federal recordó aUnidos Podemos que los socialistas tienen 138 años «sufriendo cárcel, exilio y destierro» como para aceptar que venga alguien que tiene «todo por demostrar» y que «nos dé lecciones».

Fotos

Vídeos