Ciudadanos levanta el veto para modificar la 'ley mordaza' y deja solo al PP

Rivera, junto a los diputados de su grupo parlamentario, el miércoles pasado en la sesión de control al Gobierno. :: ballesteros / efe/
Rivera, junto a los diputados de su grupo parlamentario, el miércoles pasado en la sesión de control al Gobierno. :: ballesteros / efe

El partido de Rivera da un paso más en su distanciamiento de los populares y reactiva en el Congreso ocho leyes de la oposición

MARÍA EUGENIA ALONSO

MADRID. Ciudadanos quiere agrandar las distancias con el PP. Y más ahora que las encuestas soplan a su favor y algunas sitúan a la formación liberal por encima de los populares. En su estrategia por conquistar el centro del tablero político, los de Albert Rivera han decidido abandonar al PP a su suerte y levantó su veto en la Mesa del Congreso a la Ley de Seguridad Ciudadana o 'ley mordaza', que tiene sus días contados. El partido de Mariano Rajoy se queda solo con su minoría, y no puede seguir prorrogando dos iniciativas de PSOE y PNV para derogar, la primera, y reformar, la segunda, la controvertida ley. Tras incontables prórrogas, ayer, por el cambio de Ciudadanos, se cerró el plazo de enmiendas y las proposiciones pasarán a tramitarse en la Comisión de Interior.

Las relaciones entre ambas socios de investidura están prácticamente rotas desde que el pasado 21 de diciembre Ciudadanos recogió casi todo el voto no independentista en Cataluña y el partido conservador sufrió una debacle en las urnas. Desde entonces, ambas formaciones han protagonizado una escalada de tensión que tiene visos de ir a más tras el significativo paso dado ayer por el partido de Rivera en la Cámara baja. Durante ocho meses, la formación naranja ha secundado las peticiones del PP para ampliar el plazo de enmiendas y bloquear la derogación o la reforma de la controvertida norma con la excusa de que necesitaba más tiempo para presentar sus enmiendas.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, reprochó a Ciudadanos su cambio de rumbo y que se sume a la «misma fiesta» que los partido de izquierda. Consideró además «delirante» y «contradictorio» que los liberales estén pidiendo la equiparación salarial de policías y guardias civiles al mismo tiempo que permiten la derogación de una ley que, entre otras cosas, trata de proteger a sus agentes.

También el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, percibe un «movimiento» en la formación liberal, que hasta ahora ha ayudado al PP a «secuestrar un gran número de leyes durante un montón de meses por motivos políticos». El cambio es «una buena noticia» para el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y espera que se amplíe a otras proposiciones de ley de corte social.

En las filas naranjas niegan que su decisión obedezca a un tacticismo o un «cambio de actitud» provocado por el distanciamiento que viven con los conservadores. Atribuyen la decisión a la finalización de sus enmiendas. «Nuestro grupo trabaja todas las propuestas de ley con seriedad y tras presentar más de un centenar de enmiendas hemos dado por acabado el periodo de su presentación para que sigan los trámites», justificó el secretario general, José Manuel Villegas.

En total, Ciudadanos ha presentado 80 enmiendas a la proposición de los socialistas, que pide retornar como punto de partida para el debate a la legislación de 1992, conocida como 'ley Corcuera', y 34 a la de los nacionalistas vascos, que propone 44 cambios en la 'ley mordaza'.

El pleno del Congreso admitió a trámite el pasado 21 de marzo sendas proposiciones de ley para modificar una de las principales medidas de la primera legislatura de Mariano Rajoy. Sólo los populares votaron en contra. Ciudadanos se abstuvo en la del PSOE y votó a favor de la del PNV. Los liberales siempre han manifestado su intención a modificar algunos artículos que pudieran ser inconstitucionales, pero nunca a derogarla como quieren los socialistas, que la recurrieron ante el Tribunal Constitucional.

Reactivación de leyes

Junto a la Ley de Seguridad Ciudadana, Ciudadanos reactivó ayer otras iniciativas de la oposición y que permanecían encalladas gracias a sus votos y a los del PP y que suman cinco de los nueve puestos en la Mesa de la Cámara baja. Es el caso de la reforma de la justicia universal, del Código Penal, del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana así como dos textos relacionados con los derechos de la comunidad transexual: la rectificación registral del sexo (incluyendo a menores transexuales) y la proposición de ley contra la discriminación por orientación sexual. También continuará su tramitación la reforma del reconocimiento de resoluciones penales en la UE.

El bloqueo mediante las constantes peticiones de ampliación del plazo de enmiendas provocó que PSOE y Podemos se quejaran ante la presidenta del Congreso, Ana Pastor. Más de medio centenar de proposiciones legislativas se mantienen en una suerte de limbo parlamentario.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos