Ciudadanos fracasa al promover una moción de censura contra Puigdemont

El PP advierte a Arrimadas del «error» de presentar una iniciativa que sólo divide a la oposición antes del referéndum

M. E. ALONSO

madrid. La moción de censura contra Carles Puigdemont tendrá que esperar. Al menos hasta después del 1 de octubre. La líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, reconoció ayer que el PP les ha trasladado su negativa a prestarles los dos diputados que necesitan para poder presentarla.

Los populares insisten en que ahora la prioridad es frenar la votación y que la moción de censura, que no contaba con el respaldo del PSC, se puede empezar a dialogar a partir del día 2. Una decisión que no ha sentado nada bien en la formación de Albert Rivera. «Están siendo desleales con los votantes del PP, del resto de partidos constitucionalistas y con los catalanes, que están preocupados. Es desleal con la palabra dada previamente diciendo que están del lado de la unidad de la oposición», ha remarcado Arrimadas.

Para la dirigente centrista su iniciativa es el «último cartucho» político en Cataluña para impedir que se celebre el referéndum secesionista y desbancar al presidente de la Generalitat. «No sabemos a qué más quiere esperar el PP», denunció.

Por ello, Arrimadas pide al líder del PP en Cataluña, Xabier García Albiol, «valentía y responsabilidad» y que deje la «calculadora electoral». «Si el PP no se pone del lado del partido que lidera la oposición para así intentar evitar un golpe, cuándo se va a poner», se preguntó. El dirigente popular respondió en Twitter: «Sorprende que no entienda que, antes del 1-O, dividir a la oposición con una propuesta imposible es un error».

Fotos

Vídeos