Ciudadanos dice que prefiere que haya cuentas antes que ir las urnas

Incorpora el aumento de las pensiones de acuerdo a la inflación a su batería de exigencias para apoyar los presupuestos

R. GORRIARÁN

madrid. Ciudadanos prefiere que haya Presupuestos para este año antes que un adelanto de las elecciones. Pero sus preferencias no son un cheque en blanco para Mariano Rajoy. Su apoyo tiene un precio, y a partir de ayer un poco más caro. Su portavoz de Economía, Toni Roldán, reclamó una adecuación de las pensiones a la evolución de la inflación. «Los pensionistas -dijo- tienen que mantener el poder adquisitivo». El PSOE ha hecho una demanda similar y Hacienda la ha rechazado sin miramientos.

Esta nueva exigencia de Ciudadanos se suma al catálogo previo de demandas: la dimisión de la senadora Pilar Barreiro, imputada en dos casos de corrupción; la equiparación salarial de Policía y Guardia Civil con las policías autonómicas, ayer se llegó a un principio de acuerdo con Interior; ayudas de mil euros a las familias para gastos de guardería; y una rebaja en el IRPF para los mileuristas.

«No habrá presupuestos mientras no se cumplan estas medidas», ratificó ayer Albert Rivera. El líder de Ciudadanos emplazó al Gobierno de Mariano Rajoy a dar «un giro hacia la clase media y trabajadora» en sus cuentas.

Pero a pesar del lenguaje desafiante, tanto el Gobierno como Ciudadanos creen que a la hora de la verdad habrá respaldo parlamentario para aprobar las cuentas públicas de este año. El diputado naranja Toni Cantó verbalizó esa disposición: «Queremos presupuestos para que haya estabilidad. No queremos que haya elecciones».

También el secretario general del partido, José Manuel Villegas, ha reconocido en varias ocasiones que el incumplimiento del acuerdo de legislatura camina por una vía distinta a la de los presupuestos, para los que el Gobierno y Ciudadanos alcanzaron un acuerdo en noviembre pasado. El elemento distorsionador ha sido la victoria de la formación liberal y el desplome popular en las elecciones catalanas de diciembre.

A partir de ese momento, Ciudadanos decidió acentuar su perfil de oposición al PP y ha subido el listón para dar su apoyo. Una estrategia bendecida en las encuestas electorales. El partido de Rivera está decidido a tensar la cuerda de su relación con Rajoy pero sin que se rompa porque dejar sin salida al Gobierno conduciría a un adelanto de los comicios que Ciudadanos, por ahora, no desea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos