Ciudadanos denuncia el uso de niños para el 1-0

Llama a sacar de las escuelas «las esteladas y la confrontación» y presenta un escrito ante la Fiscalía de Menores

M. E. ALONSO

MADRID. La principal líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, denunció ayer ante la Fiscalía de Menores de Barcelona la utilización de niños en defensa de los colegios electorales para el referéndum ilegal de hoy.

La denuncia de la portavoz de Ciudadanos se dirige contra la consejera de Educación de la Generalitat, Clara Ponsatí, que anteayer relevó a los directores de los centros educativos e institutos de su responsabilidad y la asumió en primera persona para evitar posibles acciones judiciales contra ellos.

El escrito, al que ha tenido acceso este periódico, se basa en las informaciones de «medios de comunicación y determinadas redes sociales» sobre que «algunos de los centros escolares que han sido designados como sedes de 'mesas electorales' han organizado actividades para los alumnos y sus familias durante este fin de semana» para impedir así que sean precintados por los Mossos.

A las puertas de la Fiscalía, Arrimadas tildó de «intolerable» el uso de menores en la ocupación de estos centros, de la que responsabilizó a Potasí. Además de considerarlo un «ataque a los derechos de los niños», entiende que estas acciones servirán para «identificar» la ideología de sus familias en función de si participan en la ocupación o no. Por eso, la formación que preside Albert Rivera reclama que «los colegios vuelvan a ser un centro civil» para lo que aboga por «sacar las esteladas y la confrontación de las escuelas».

La dirigente liberal criticó, además, al presidente Puigdemont, al vicepresidente Junqueras y a la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, por usar la Cámara «como si fuera su cortijo o el convento de la madre superiora de los Pujol» e «intentar dar un golpe a la democracia».

Fotos

Vídeos