Ciudadanos alerta de que el proceso conduce al «choque entre catalanes»

M. E. ALONSO MADRID.

La líder de la oposición en Cataluña, Inés Arrimadas, señaló ayer al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, como el único «responsable» de las consecuencias del «choque entre catalanes» al que, a su juicio, está conduciendo el proceso soberanista. «No podemos mirar de brazos cruzados cómo se enfrentan los ciudadanos», alertó durante el acto organizado por Ciudadanos con motivo de la Diada.

En la formación liberal están convencidos de que la huida hacia delante de los independentistas desembocará en un adelanto electoral y se están preparando concienzudamente para ello. Desde hace tiempo, el partido de Albert Rivera engrasa su maquinaria interna para afrontar la próxima contienda electoral. «Sólo las urnas de verdad podrán solucionar esto», remarcó Arrimadas. La dirigente centrista apeló a la responsabilidad del PP y del PSC para que apoyen su moción de censura para acabar con la «mayoría absolutista» de Puigdemont, a pesar de que con los votos de estas tres formaciones no saldría adelante.

Rivera cargó también contra populares y socialistas por resistirse a la moción que promueve su partido y les acusó de mirar más el cálculo electoral que el futuro del país. «No es momento de gente que piensa en su culo», advirtió. El líder centrista, de todos modos, cargó las tintas contra los soberanistas, a los que acusó de propiciar un «golpe a la democracia», que comparó con el de octubre del 1934, cuando el entonces presidente de la Generalitat, Lluis Companys, proclamó el Estado catalán. «Entonces fue un golpe contra la República, ahora contra una monarquía constitucional», diferenció.

Fotos

Vídeos