Cifuentes trata de frenar la polémica sobre su máster con documentos de la universidad

Uno de los profesores del master muestra ayer documentos con las calificaciones de Cifuentes en la Universidad. :: Rodrigo Jiménez / efe/
Uno de los profesores del master muestra ayer documentos con las calificaciones de Cifuentes en la Universidad. :: Rodrigo Jiménez / efe

La dirección nacional del PP mantuvo silencio y dejó en manos de la presidenta madrileña su propia defensa

NURIA VEGA

madrid. La dirección nacional del PP dejó ayer en manos de Cristina Cifuentes su propia defensa. Lejos de caer en un nuevo acto de fe, el partido eludió pronunciarse sobre la supuesta falsificación de notas de la presidenta de la Comunidad de Madrid en un máster cursado en la Universidad Rey Juan Carlos. Fuentes de la formación trasladaron que no era responsabilidad de la dirección, sino de la dirigente autonómica comparecer para aclarar los extremos de un asunto que pocos en el partido terminaban de creerse. «¿Qué necesidad de mentir en un currículum?», coincidieron varios cargos, tan asombrados por la polémica como por el hecho de que no se dieran explicaciones hasta las nueve de la noche. Fue entonces cuando se distribuyeron documentos de la universidad con los que se trató de poner freno a la polémica.

El PP se desayunó con la información de que Cifuentes obtuvo el título del máster en Derecho Autonómico, que cursó entre 2011 y 2012, sin haberse presentado a dos asignaturas. Según publicó eldiario.es, una funcionaria cambió el expediente en 2014 para introducir en el sistema un «notable» en los campos pendientes de calificación. A primera hora, el número dos de la presidenta en la Comunidad y en el PP madrileño anunció que ya se había solicitado a la Universidad la documentación completa. «Quedará todo aclarado», confió Ángel Garrido. Pero no hubo comunicado oficial hasta la noche. Antes de que Cifuentes interviniera en un programa radiofónico, su entorno se aferró a la versión de la Universidad Rey Juan Carlos, distribuyó varios justificantes para probar el pago de la matrícula y de las tasas, y fotografió el correo electrónico en el que un profesor reclama subsanar los fallos en el expediente.

El rector, Javier Ramos, atribuyó, de hecho, a un «error de transcripción» que las notas no figuraran desde el principio en el sistema. Asimismo, garantizó que Cifuentes sí se examinó de la asignatura 'Financiación de las comunidades autónomas y entidades locales' y que defendió en julio de 2012 su trabajo de fin de máster ante un tribunal que dejó constancia del trámite en un acta. En ambos casos, la calificación obtenida fue, añadió, de 7,5. Ramos proporcionó incluso los nombres del profesorado que formó parte del tribunal. Algunos dirigentes del PP se aferraron a este gesto para desconfiar de que realmente el expediente fuera manipulado. «No conozco los detalles -aseguró un cargo-, pero confío plenamente en ella». Lo mismo repitieron por la tarde fuentes oficiales de la formación.

Acabar con su carrera

En el PP madrileño siempre hay quien sostiene la tesis del fuego amigo que pretende acabar con la carrera de Cifuentes -y su posible aspiracióna suceder a Mariano Rajoy- por la distancia que ha querido marcar la presidenta con sus antecesores en materia de corrupción. Fuentes de la organización en Madrid no se atrevieron a ir tan lejos, aunque tienen el convencimiento de que «van a por ella». Desde dentro o desde fuera. La oposición se dividió entre quienes piden explicaciones en un pleno en la Asamblea y quienes reclaman la dimisión tras detectar lagunas en la versión del rector. Pero Ciudadanos se mostró prudente, porque, de confirmarse el cambio de expediente, el pacto de investidura firmado con Cifuentes obligaría a la presidenta a dimitir.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos