La UE cierra filas con España en su mensaje más duro hasta ahora

El presidente de la Eurocámara advierte de que «cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro lo es contra la Unión Europea»

ADOLFO LORENTE BRUSELAS.

Si los independentistas catalanes siguen teniendo la esperanza o incluso la certeza de que su futuro pasa por la Unión Europea tras consumar un hipotética y abrupto portazo a España, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, vertió ayer un jarro de agua helada sobre sus aspiraciones. De forma muy clara y contundente, quizá con el propósito de evitar todo equívoco en una cuestión tan sensible, advirtió de que «cualquier acción contra la Constitución de un Estado miembro es una acción contra el marco legal de la Unión Europea», lanzó.

El jefe de la Eurocámara subrayó en su escrito que el Estado de derecho es la «columna vertebral de las sociedades modernas y pluralistas y de las democracias constitucionales». Su mensaje es quizá el más rotundo que ha emitido nunca un dirigente europeo. Todos, eso sí, piensan lo mismo y han cerrado filas sin ambages con Madrid, aunque siempre con ese lenguaje sosegado y enrevesado de la diplomacia que siempre ha servido de excusa para buscar recovecos donde no los hay. Lo de ayer fue un directo al mentón del independentismo. Ir contra España es ir contra la UE, advirtió Tajani, un italiano de fuerte personalidad, adscrito a las filas del PP europeo y gran amigo de España -tiene una calle en Gijón-.

Su valoración de los hechos se conoció ayer a través de una respuesta parlamentaria a preguntas de la eurodiputada española Beatriz Becerra, que entró por UPyD pero que ahora es independiente y está adscrita al grupo liberal europeo. «Respetar el Estado de Derecho y los límites que impone a quienes están en el Gobierno no es una opción, sino una obligación», señala Tajani, quien recuerda que las constituciones de cada uno de los 28 Estados miembros son «el pilar fundamental del sistema de libertades y los valores sobre los que se construye la Unión Europea».

Bruselas se mantiene firme

En su misiva, también recuerda el aviso a navegantes que la Comisión Europea viene repitiendo desde hace más de una década y que el presidente actual, Jean-Claude Juncker, reiteró en una respuesta a la propia Becerra publicada en julio. «Un nuevo Estado independiente, por su independencia, se convertiría automáticamente en un tercer país con respecto a la UE y los Tratados ya no se aplicarán en su territorio», subrayó. Sí. Out, fuera del club.

Bruselas no se sale del guión y pese a las muchas veces que es interpelada por el asunto, la respuesta siempre es la misma. «No emitimos opiniones o comentarios sobre asuntos internos de orden constitucional de los Estados miembros», zanjó el miércoles el portavoz jefe del Ejecutivo comunitario, Margaritis Schinas. Ayer, le tocó el turno a su compañera Mina Andreeva y la respuesta no pudo ser más evidente: «Me remito a la respuesta del día anterior».

El club de clubes tiene muy claro que el socio se llama España y que cerrará filas con Madrid ante cualquier desafío. Y es que tampoco se puede obviar que a la hora de ingresar en la UE, todos los países tienen capacidad de veto. Dicho de otro modo. Que con estos Tratados, Cataluña jamás sería un Estado miembro sin el plácet del Reino de España.

Más

Fotos

Vídeos