La célula de Mallorca planeaba un apuñalamiento masivo en la Plaza Mayor de Inca

Detención de uno de los presuntos yihadistas de Inca. :: Atienza / efe
Detención de uno de los presuntos yihadistas de Inca. :: Atienza / efe

Pedraz manda a la cárcel a los cuatro marroquíes arrestados en la isla el miércoles y que estaban dirigidos por el imán detenido en Birmingham

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Madrid. «Una matanza en la Plaza del Ayuntamiento de Inca, apuñalando a los viandantes». Ese era el objetivo, en palabras del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, de la célula del Daesh desarticulada el miércoles en Mallorca. El grupo no solo se dedicaba al adoctrinamiento bajo la dirección desde el Reino Unido del imán Tarik Chadlioui, conocido por las fuerzas de seguridad como el 'predicador del odio', también tenía planes concretos de atentar y, desde luego, a los yihadistas no les hacía falta mucha preparación para el ataque 'low cost' que tenían en mente.

El magistrado, que ayer mandó a la cárcel a los cuatro marroquíes arrestados por los servicios de información de la Policía en la isla, revela en el auto de prisión que la célula incluso ya había elegido a su integrante dispuesto a morir asesinando en el lugar más concurrido del pueblo mallorquín. Iba a ser Abdelkader Mahmoudi. Este marroquí ya había «manifestado su intención de convertirse en mártir», eufemismo para los terroristas suicidas dispuestos a morir en el atentado.

Mahmoudi, revela el juez, se había pronunciado «públicamente a favor de la yihad, accediendo habitualmente a contenidos idóneos para su adoctrinamiento yihadista y el de terceros y compartiéndolos en aplicaciones de mensajería instantánea». El futuro asesino que pretendía apuñalar a la multitud no dejaba de prepararse para el 'martirio'. Según los atestados policiales de los que se hace eco el juez, Abdelkader Mahmoudi acudía con «habitualidad» a reuniones «reservadas» en las que se impartían charlas «para la radicalización».

La policía ha encontrado en poder del frustrado terrorista suicida manuscritos radicales, «cánticos», «sermones salafistas» y vídeos con ejecuciones públicas del Daesh en Siria e Irak.

Abdelkader Mahmoudi, que residía en Inca, intercambiaba este tipo de material habitualmente a través de Whatsapp con otros dos de los miembros de la célula, Ali Mtioui y Azzouz Azdad. Este último tenía un perfil especialmente peligroso por su especialización; «adoctrina, capta y entrena a niños para la yihad», según Pedraz. En su poder se ha encontrado «gran cantidad de material» del Estado Islámico para el «entrenamiento terrorista» de menores, así como de «ejecuciones» protagonizadas por niños. Mtioui, por su parte, estaba especializado en la difusión en las redes de todo tipo de material yihadista para «ensalzar» al 'Califato'.

«Líder espiritual»

El jefe de la célula era el cuarto detenido y ahora encarcelado, Abderrahman Farid, «líder espiritual» que se encargaba de convocar las reuniones de autoadoctrinamiento, al tiempo que surtía a toda la célula de material radical. Todos ellos, como adelantó este periódico, rendían pleitesía al creador de la célula, el imán Chadlioui, arrestado en Birmingham y a la espera de su extradición, al igual que el sexto miembro del grupo, el hispano marroquí Hussein Fariss Lemkadem, capturado en la ciudad alemana de Dortmund. Chadlioui fue el imán que radicalizó con sus prédicas en la mezquita 'Luce' en el suburbio parisino de Courcouronnes a Ismael Omar Mostefai, uno de los autores de la masacre de la sala Bataclán en París en 2015, donde hubo 89 muertos.

La célula inspirada por el religioso Chadlioui en Baleares fue detectada por los servicios antiterroristas de la Policía española cuando en 2015, por órdenes del imán, cuatro de los detenidos (Farid, Azdad, Fariss y el aspirante a terrorista suicida Mahmoudi) realizaron y protagonizaron como actores un vídeo denominado «Toufiq se fue a Siria», rodado en Mallorca y en el que recreaban el viaje real al Estado Islámico de un yihadista español. Aquella grabación se colgó en un canal yihadista de internet y llegó a tener más de 12.000 suscriptores.

Fotos

Vídeos