A la caza de las 10.000 urnas que la Generalitat encargó en China

Detalle de la urna del 1-0. :: a. Dalmau / efe

Los servicios de Interior apuntan a que los receptáculos llegaron hace semanas a Francia y que todavía no se han distribuido totalmente

M. SÁIZ-PARDO MADRID.

A los servicios de Información de Interior no les ha sorprendido «en absoluto» que la Generalitat haya escogido urnas de plástico de bajo coste. De hecho, desde el principio los investigadores de la Guardia Civil apuntaron la posibilidad de que el Gobierno de Carles Puigdemont recurriera, como ha hecho, al mayor fabricante de material electoral 'low cost' del mundo, la empresa Smart Dragon Ballon Expert, creada en 2007 y radicada en la localidad china de Guangzhou, donde compran al por mayor los contenedores que luego transforman en urnas personalizadas a gusto del cliente.

Según los servicios de Información, la Generalitat compró a Smart Dragon a principios de este año 10.000 urnas del modelo 5 litros de «plástico polipropileno» de diseño «apilable» (quitando las tapas, lo que facilita su ocultación) y una «ranura angosta» que «impide acceder a los votos hasta el cierre del periodo de votación». Los receptáculos se encargaron desde una «entidad ajena» a la Generalitat y radicada en Francia, donde las urnas llegaron hace ya varias semanas.

La Guardia Civil está convencida de que los recipientes no han sido distribuidos, o al menos no en su totalidad, por los colegios electorales, por lo que no descarta poder interceptar parte de las urnas de Smart Dragón por las que la Generalitat pagó entre 22.000 y 35.200 euros, ya que cada una de ellas, dependiendo del pedido, cuesta entre 4,23 y 7,62 euros.

Los agentes creen que las urnas deben estar repartidas en, al menos, dos partidas (una de ellas de repuesto por si hay incautaciones), puesto que la Generalitat, en principio, solo necesitaría para el 1-O la mitad de ellas (el domingo habrá 5.200 mesas, según anunció ayer el Gobierno catalán).

Smart Dragon, con su método de elecciones de bajo coste comenzó sus ventas en 2008 sirviendo material para comicios en Lituania. Le siguieron entregas para elecciones en Sudán, Burkina, Gambia, Zambia o Liberia. En los últimos años, la firma asegura haber trabajado en comicios en Australia o el Reino Unido.

Los precintos presentados ayer junto a las urnas también proceden de la compañía china, que igualmente oferta en su web cabinas de votación de cartón. Se desconoce, por el momento, si la Generalitat también ha comprado en Guangzhou este material electoral.

Fotos

Vídeos