Catalá considera ofensivo el lazo amarillo porque en España no hay presos políticos

R. C. MADRID.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, calificó ayer de «ofensivo» el lazo amarillo que simboliza el apoyo a los independentistas que están en prisión preventiva por el referéndum ilegal del 1 de noviembre, una opinión que provocó protestas en el PDeCAT, que tachó de «autoritario» al Gobierno central.

En la sesión de control celebrada en el Congreso y en respuesta al portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, el ministro señaló que «ese lazo es ofensivo porque dice que hay presos políticos en España, y no los hay, lo que hay son políticos presos». Es más, el titular de Justicia se quejó de que, mientras los diputados independentistas pueden lanzar «tranquilamente» esa acusación, «otros en Cataluña «no pueden hablar ni pasear porque les amenazan, les escrachan y les pintan en sus viviendas». «Y a usted eso no le importa», remachó.

El propio Campuzano respondió en las redes sociales: «¿Qué clase de gente son? Autoritaria, manipuladora y retorcedores de la ley, carecen de convicciones democráticas profundas. Aspiran a ser como Turquía y no como el Reino Unido», escribió en su cuenta de Twitter. Ferran Bel, también diputado del PDeCAT, consideró «una barbaridad» las palabras del ministro Catalá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos