La carta de Trapero: «Están afectando a la profesionalidad y el prestigio de los Mossos»

Josep Lluís Trapero. / Efe

El mayor revela en su misiva a la fiscal jefe de Cataluña que el cuerpo sí presentó un «plan» para frenar sin ayuda el 1-O pero que Maza lo consideró «insuficiente»; el operativo de los Mossos fue desdeñado por la Fiscalía e Interior al considerar que se trataba de un dispositivo de seguridad ciudadana para una jornada electoral normal

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Son cinco folios en los que el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, pide al fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, que "reconsidere" su decisión de que el Ministerio del Interior dirija, a través del coronel Diego Pérez de los Cobos, el despliegue policial para evitar el referéndum.

Más información

El máximo responsable del cuerpo autonómico se lamenta en una carta dirigida a la fiscal jefe de Cataluña de que poner al frente del operativo al mando de la Guardia Civil es tanto como dudar de la profesionalidad de la policía catalana y dice no entender por qué no se confía en que los Mossos se valgan por sí solos para impedir el 1-O cuando presentaron un plan para frenar la consulta sin ayuda externa.

Un dispositivo que, según se infiere del documento, la Fiscalía General y el Ministerio del Interior consideraron que se trataba exclusivamente de un plan para garantizar la seguridad ciudadana como si se tratara de una jornada electoral y no de un operativo para evitar la votación.

En su carta, a la que ha tenido acceso este periódico, Trapero no se anda por las ramas y critica duramente la decisión de nombrar Pérez de los Cobos. Esa "medida", afirma, "afecta a la profesionalidad y el prestigio de cuerpo de los Mossos", olvidando su "dedicación y compromiso en el ejercicio de sus funciones de policía judicial, seguridad ciudadana y orden público". "Competencias –prosigue la misiva- que los Mossos han desarrollado con el más absoluto rigor, respeto y lealtad al ordenamiento jurídico".

Trapero dice no entender por qué se les pone bajo la coordinación de un mando de la Guardia Civil cuando el cuerpo autonómico ha seguido todas y cada una de las cuatro instrucciones dictadas por la Fiscalía para abortar los preparativos del referéndum. El mayor alega que su cuerpo ha respondido "escrupulosamente y en todo momento a los requerimientos y órdenes de la Fiscalía" contra la consulta. Es más –revela- que el pasado 21 de septiembre los Mossos ya entregaron al Ministerio Público un "plan de actuación" para el 1-O, que en principio no tuvo objeciones por parte ni de la Fiscalía ni de Interior.

Pero todo cambio –relata el mando- el pasado sábado cuando, según Trapero, le anunciaron sin previo aviso que el coronel iba a coordinar el operativo. De acuerdo con la versión del mayor, en aquella reunión "se hizo referencia verbal a que el fiscal general del Estado consideraba que el plan de actuación (de los Mossos) era correcto para unas elecciones generales pero no que no era suficiente para impedir el referéndum". "Acto seguido –afirma la carta- el representante de la Secretaría de Estado de Seguridad (Pérez de los Cobos) añadió que el plan no garantizaba que no se abriesen los locales de votación por considerar que los efectivos disponibles eran insuficientes".

Golpes de la Guardia Civil

Es en ese punto en el que Trapero se queja amargamente de que no se ha dado un voto de confianza a los Mossos y de que se ha rechazado el plan del cuerpo autonómico sin que éste se pudiera precisar más a la espera de saber cómo evolucionaban los acontecimientos. "En el plan de actuación de los Mossos se hacía referencia expresa a la presencia de efectivos en todos los puntos que se designaran como locales de votación, sin que se pudieran hacer más especificaciones respecto la actuación operativa"

Y todo ello a la espera de conocer "la actividad concreta" que iba a tener lugar en esos colegios, sobre todo –según explica Trapero- tras los golpes de las pasada semana de la Guardia Civil y del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona. Unas operaciones –reconoce el mayor- que "podrían haber tenido una importante afectación en la materialización efectiva de la celebración del referéndum".

A pesar de no poder especificar más, el máximo responsable de los Mossos defiende que su plan desdeñado por la Fiscalía General del Estado e Interior "recogía expresamente" la "presencia de dotaciones policiales en cada uno de los puntos de votación con el objetivo de velar por la seguridad ciudadana y el orden público en el entorno de cada centro" y de "poder garantizar las instrucciones" que la judicatura y la Fiscalía pudieran dar en cada momento.

Sí acudirá a la otra reunión

Según han informado varias fuentes policiales, Trapero sí tiene previsto acudir mañana a la sede de la Fiscalía Superior de Cataluña para otra reunión de mandos policiales. Junto a Pérez de los Cobos, también están convocados Sebastián Trapote, jefe superior de la Policía Nacional en Cataluña; Ángel Gozalo, comandante de la Guardia Civil en Cataluña, y Evelio Vázquez, jefe de la Guardia Urbana barcelonesa.

Los Mossos, por su parte, han asegurado que darán respuesta a la instrucción de la Fiscalía Superior para identificar a los responsables de los centros designados como colegios electorales y con el fin de tomarles declaración como testigos. Así, han comenzado a acudir a estos locales para recabar información sobre sus responsables. La jefatura del cuerpo autonómico ha facilitado a los agentes un modelo de formulario a rellenar en cada una de las visitas.

En sí, dicho formulario es una transposición de las órdenes que la Fiscalía Superior de Cataluña dio ayer al propio Trapero. Los agentes tienen, además de identificar al responsable del centro, obligación de conocer si éste ha recibido ya algún tipo de material relativo al referéndum y, en caso afirmativo, incautárselo de inmediato. "Daremos respuesta a la instrucción de Fiscalía como hacemos siempre", han agregado fuentes de la policía catalana.

Formulario a rellenar por los Mossos. / R.C.

Fotos

Vídeos