Una cárcel modelo con panadería, granja y restaurante

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN.

La prisión de Neumünster donde se encuentra encerrado Carles Puigdemont es un moderno centro penitenciario masculino con amplios programas de formación profesional y reintegración social, aunque solo acoge reclusos con penas inferiores a los cinco años, así como presos preventivos y detenidos a la espera de su posible extradición.

Con capacidad para 596 presos, 66 de ellos en régimen abierto, es la mayor cárcel del estado de Schleswig-Holstein. Construida entre 1901 y 1905, sus edificios más antiguos están protegidos y forman parte del patrimonio arquitectónico nacional al estar construidos al estilo del gótico báltico, sobre la base del ladrillo rojo. Puigdemont no es su primer ocupante ilustre. El escritor alemán Hans Fallada, uno de los más destacados de la literatura germana de la primera mitad del siglo XX con la obra 'Solo en Berlín' traducida al español, fue encerrado varios meses en 1933 entre sus muros por el régimen nazi tras ser denunciado por su presunta actitud crítica contra el régimen de Adolf Hitler.

La carcel de Neumünster se precia de contar con uno de los más avanzados programas de resocialización de reclusos con la oferta de programas de formación que se realizan en las propias empresas de la cárcel, cuyo fin es también reducir los costes de funcionamiento del centro.

Servicio de catering

Cuenta con una panadería industrial que abastece a las cárceles de la región y vende también al público, así como talleres de mecánica, herrería, electricidad, carpintería y pintura en los que es posible aprender un oficio y titularse para tener mejores oportunidades laborales al cumplir condena y abandonar la prisión.

También la cocina del centro forma cocineros, tiene un servicio exterior de catering y cuenta con el restaurante 'Fallada' para atender a clientes externos, generalmente grupos de hasta 35 personas. Incluso, tiene una granja de producción biológica sobre una superficie de 110 hectáreas dedicada sobre todo a la ganadería vacuna, que ocupa de manera permanente a 22 reclusos en régimen abierto, a los que forma también en modernas técnicas y tecnologías agropecuarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos