El candidato a fiscal general promete «firmeza» contra quien desprecie la Constitución

Sánchez Melgar durante su 'examen' de ayer en el Congreso. :: Paco Campos / EFE/
Sánchez Melgar durante su 'examen' de ayer en el Congreso. :: Paco Campos / EFE

Sánchez Melgar defiende en el Congreso su independencia del Gobierno: «No voy a recibir orden de nadie más que de mi conciencia

M. BALÍN

madrid. El candidato del Gobierno a fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, superó ayer con éxito el examen de la Comisión de Justicia del Congreso para sustituir al fallecido José Manuel Maza como máximo responsable del Ministerio Público. El magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo hizo un repaso de su futuro plan de trabajo y no obvió ningún tema sensible a las preguntas de los diputados.

Como es lógico, la situación de Cataluña y el papel de la Fiscalía en el conflicto ocupó la atención de los parlamentarios de ERC y PDeCAT. Palentino de 62 años, Sánchez Melgar advirtió de que su departamento «estará a atento a declaraciones y actos» futuros en Cataluña, aunque «en ningún caso para criminalizar posiciones políticas» que no incurran en conductas con trascendencia penal.

«La Fiscalía va a permanecer atenta a declaraciones y actos del futuro pero en ningún caso se propone criminalizar declaraciones o posiciones de índole político, solo si se incurre en conductas con transcendencia penal», manifestó ayer.

El magistrado aseguró que responderá de forma «serena pero firme» en caso de que «se reiteren actos de desobediencia a tribunales o de desprecio a la Constitución». «No alcanzamos a comprender por qué ha de cumplirse la ley en una parte del territorio del Estado y no en otra», subrayó el candidato, quien se mostró «firmemente convencido de la necesidad de evitar fisuras en el Estado de Derecho».

Así, se comprometió ante los parlamentarios a «practicar una defensa activa de la España constitucional», como es la «obligación de la Fiscalía». Y mentó al expresidente estadounidense Franklin D. Roosevelt para explicar esta posición: «Ningún hombre está por encima de la ley y nadie está por debajo de ella».

Tampoco eludió la reforma de la Constitución y aseguró que la Fiscalía «nada tiene que decir» frente cualquier modificación legislativa a la Carta Magna «siempre y cuando se realice desde el respeto al ordenamiento jurídico».

Tras recibir el mayoritario aval del Consejo General del Poder Judicial y después de pasar ayer el examen de la Comisión de Justicia será nombrado fiscal general en el Consejo de Ministros de mañana.

Sobre las consideraciones que se han hecho por su ubicación en el sector conservador de la magistratura, Sánchez Melgar defendió su independencia de forma rotunda en varias ocasiones: «No voy a recibir órdenes de nadie más que de mi conciencia», aseveró. Asimismo, señaló que la percepción público de que la Fiscalía es un apéndice del Gibierno no variará hasta que no se desconecte totalmente del Ministerio de Justicia y de las comunidades autónomas teniendo total autonomía presupuestaria. «Cuanto más autónoma en su gestión más independiente en su gestión», aseguró, aunque quede mucho camino por recorrer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos