Sin cambios en las cárceles si ETA no se disuelve

Zoido insiste en que el Gobierno no reformará su política penitenciaria mientras la banda exista y sus presos no «asuman la legalidad»

E. P. MADRID.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, rechaza «hoy por hoy» cambiar la política penitenciaria y atender a la petición de poner fin a la dispersión de los presos de ETA, Y justifica su negativa en que la banda terrorista aún no se ha disuelto ni tampoco ha «asumido la legalidad».

«Hoy por hoy no están en condiciones de disolver la banda terrorista porque es que ni siquiera terminan de hacer una declaración de que quieren contribuir a esclarecer hechos, pedir disculpas y pagar las deudas con las víctimas», sañala Zoido en una entrevista con Europa Press.

«Primero», insiste Zoido, «tendría que resolverse la disolución definitiva de ETA, pedir perdón, la entrega definitiva de las armas y, una vez que se hubieran arrepentido e incluso esclarecido temas pendientes, es cuando se podrían dar algunos pasos para ver qué se puede hacer». El ministro responde con un «sí» al ser preguntado si esos pasos incluyen tanto el acercamiento como el traspaso de prisiones.

Zoido considera que los presos de ETA «pasan por un momento difícil» en el que cunde el «desánimo». «Cada vez tienen menos respaldo, sobre todo de la gente joven, que ahora mismo no les presta la atención que le prestaba en su momento», comenta. «Si a título individual no lo quieren hacer, no veo que sea posible que de un modo colectivo puedan decretar su disolución».

La cuestión de los presos de ETA ha tomado relevancia esta semana tras la muerte por un ataque al corazón mientras practicaba deporte en la cárcel de Badajoz del preso de ETA Kepa del Hoyo, que cumplía una condena de 30 años. El lehendakari, Iñigo Urkullu, mostró su «pesar» y se ha comprometido a «trabajar» para que el Gobierno de Mariano Rajoy modifique su política penitenciaria.

El lehendakari recordó también a la izquierda abertzale y a colectivos en defensa de los presos de ETA como Etxerat que los condenados por los crímenes de la banda terrorista tienen en su mano acogerse a beneficios individuales, después del debate interno en el que renunciaron a reclamar de forma colectiva el fin de la dispersión, es decir, la que fue durante años una de sus 'líneas rojas'.

«Esclarecer crímenes»

«Yo creo que les cuesta trabajo reconocer las cosas porque, además, deberían colaborar para el esclarecimiento de los crímenes sin resolver», reflexiona Zoido sobre la falta de pasos de los presos para desvincularse definitivamente de ETA tras el anuncio del cese definitivo de los atentados el 20 de octubre de 2011.

Entiende Zoido, no obstante, que el PNV reclama las competencias en política penitenciaria porque es una competencia incluida en el Estatuto vasco. «Si lo tiene ya Cataluña, es lógico que el País Vasco considere oportuno iniciar el camino de solicitar la competencia», señala, subrayando que esto no se hace efectivo «de la noche a la mañana». «Pasa bastante tiempo», apostilla Zoido.

Fotos

Vídeos