CaixaBank se quedará en Valencia de forma permanente

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ayer en Valencia. :: efe/
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ayer en Valencia. :: efe

El banco admite que tuvo una fuga de depósitos «moderada» tras el 1-O y aclara que el Gobierno no le presionó para que cambiara su sede social

JOSÉ M. CAMARERO

valencia. Tres semanas después de que decidiera cambiar su domicilio social a Valencia para evitar el daño que le provocaba la deriva del proceso independentista en su volumen de depósitos gestionados, CaixaBank aclaró ayer que su asentamiento jurídico en la capital del Turia será estable y que no hay ninguna circunstancia que invite a pensar que regresará a Barcelona. Así lo señaló el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, en su primera intervención pública precisamente en Valencia, al presentar los resultados. La decisión que tomó el consejo el 6 de octubre «no va a ser temporal», afirmó.

Con estas palabras, el número dos de CaixaBank cerró la posibilidad de que el banco optara por realizar un nuevo cambio de sede a su ciudad de origen. Si así lo hubiera querido indicar la dirección «ya lo habría dicho en su momento». Además, Gonzalo Gortázar no quiso «especular» sobre «los escenarios que podrían llevar a cambiarlo de nuevo» si, por ejemplo, se solucionase el conflicto catalán. A partir de ahora, el consejo del banco se reunirá periódicamente en Valencia, como ya lo hizo el lunes, y en esa ciudad tendrá lugar la junta de accionistas.

Gortázar aclaró que el traslado se llevó a cabo en medio de unas jornadas de elevada tensión, pero que en ningún caso recibió la presión del Gobierno para que así lo hiciera, como han apuntado varias voces dentro del movimiento independentista. «Fue una decisión única y exclusivamente nuestra», indicó. «Se hizo por el interés de nuestros clientes y empleados», explicó, para estar bajo el paraguas del BCE.

Ante la posibilidad de que parte de su clientela de Cataluña tuviera ahora suspicacias en su trato con CaixaBank por haberse ido de la comunidad, Gonzalo Gortázar afirmó que la mayor parte de los clientes han entendido que el traslado «se hizo por protegerles».

El 'número dos' de CaixaBank también se refirió a la huida de depósitos registrada en la primera semana de octubre, como consecuencia de la tensión tras el referéndum, la huelga del 3 de octubre y la amenaza de una declaración unilateral de independencia. Gortázar reconoció que la salida de ahorros fue «moderada», y que tuvo un «impacto negativo» aunque, tras el cambio de sede, esa tendencia «se ha revertido». No quiso aclarar si el banco ha recuperado el nivel de depósitos que drenó en aquellas jornadas, e instó a esperar a finales de año, con los resultados de todo el ejercicio.

Además, quiso hacer «una llamada a la responsabilidad y a la tranquilidad porque nuestras cuentas están todas seguras en Cataluña o fuera de la comunidad». Gortázar criticó el intento de boicot para que los ciudadanos catalanes sacaran dinero de sus cajeros afirmando que estas acciones «no ayudan a la convivencia». Ante la posibilidad de que se declare la DUI, afirmó que el grupo está «preparado para seguir protegiéndose» en todo momento.

El ejecutivo de CaixaBank advirtió de que el conflicto puede tener un «impacto muy dañino» en la economía si la situación se prolonga. Apuntó que ya se notan los primeros efectos negativos en el día a día con el retraso en las «decisiones de compra e inversión» en Cataluña.

Fotos

Vídeos