Caída «relevante» de las reservas hoteleras en la región

J. A. B.

MADRID. Otro de los efectos previsibles de la continuación del proceso secesionista es el descenso de la demanda turística. Ayer lo denunciaron los responsables de varias cadenas hoteleras, que hablaron de una caída «relevante» y casi «con efecto inmediato» en sus reservas durante estos días. El vicepresidente de Melia Hotels International, Alfonso del Poyo, fue uno de los más preocupados al respecto. «A muchos hoteleros con los que he hablado le ha afectado muy fuerte», confesó, al tiempo que alertó de que este movimiento de anulaciones, sobre todo por parte de extranjeros, está sucediendo en «un plazo cortísimo» de tiempo.

En la misma línea, el consejero delegado de B&B Hotels, Jairo González, calificó de «tremendo» el impacto del problema en Barcelona, una de las ciudades que suele liderar la lista de pernoctaciones en el país. No obstante, para el director general de Ilunion Hotels, José Ángel Preciados, todo resultará «mucho más negativo a medio plazo de lo que se piensa que a corto».

En contraste, el presidente de AC Hotels by Marriott, Antonio Catalán, señaló que sus establecimientos catalanes no han notado aún ese impacto. «Están absolutamente reventados, considerando que el 85% de nuestra clientela es internacional», dijo este empresario que, eso sí, ve «imposible» la independencia pero critica al Gobierno por falta de «inteligencia emocional».

Por su parte, la Mesa del Turismo alertó de las «gravísimas consecuencias» que pueden derivarse para la actividad del sector, «no sólo en Cataluña sino en toda España». Tras rechazar «rotundamente» el secesionismo, este 'lobby' empresarial dijo ayer que los más penalizados serían los viajes culturales, de compras, de reuniones y de cruceros.

Y desde fuera, la aerolínea American Airlines ha alertado de los efectos de movilizaciones en Cataluña hasta el 13 de octubre y ha ofrecido a sus pasajeros cambiar de vuelo.

Fotos

Vídeos