La «burda» recusación

El Tribunal Superior de Cataluña resolvió ayer no admitir a trámite el incidente de recusación promovido por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, contra los jueces que acordaron investigarle por aprobar el referéndum ilegal del 1 de octubre. La Sala Civil y Penal justificó que el investigado solo buscaba «dilatar injustificadamente» la tramitación de la querella por delitos de desobediencia, prevaricación y malversación. El tribunal señala que esa recusación de Puigdemont era un «burdo intento de burlar el derecho al tribunal natural predeterminado por la ley para acometer la investigación» y de evitar así «que pueda darse la respuesta urgente que demanda en su querella la Fiscalía».

Fotos

Vídeos