La Bolsa respira aliviada con el fin de la tensión tras un octubre de infarto

El Ibex lidera las subidas en Europa con un 2,5%, impulsado por Sabadell y CaixaBank y la prima de riesgo es la que más cae hasta los 112 puntos

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. Cuando los inversores cerraron la Bolsa el pasado viernes a las 17:40 horas lo hacían con el temor de lo que podría provocar en la economía una declaración unilateral de independencia. Ayer iniciaron la sesión bursátil con la convocatoria de unas elecciones autonómicas a las que previsiblemente se presentarán todos los partidos políticos. El giro radical que ha dado la situación política este fin de semana fue recibido con agrado por el mercado: el Ibex fue el índice que más subió en toda Europa, al repuntar un 2,5% hasta los 10.446 puntos.

El impulso de las cotizadas de origen catalán, y de la banca histórica de esa comunidad en particular, resultó clave para comprender el nuevo estado de ánimo de quienes participan en el mercado. Las acciones del Sabadell subieron un 5,6% y las de CaixaBank un 4,1%. También repuntaron con fuerza otras firmas ligadas a Cataluña como la inmobiliaria Colonial (4,5%) o Grifols (4%). En cualquier caso, casi la totalidad de los 35 valores que se agrupan en el selectivo mejoraron sus registros.

De hecho, se trata de la mayor subida registrada en los seis últimos meses y ha conseguido recuperar niveles del mes de agosto. A falta de una jornada para que termine el mes, el Ibex-35 se encuentra prácticamente en el mismo nivel que a finales de septiembre. Sin embargo, durante estos últimos 30 días los movimientos han sido tan bruscos, que le han llevado a perder casi un 3% en una sola jornada -el día 4-, en lo que constituyó el mayor retroceso desde que se conoció el resultado del 'brexit', a mediados de 2016.

El termómetro de la confianza que genera España en el extranjero, reflejado en la prima de riesgo, también se enfrió ayer de forma considerable. De hecho, el interés que exigen los inversores internacionales por comprar el bono español a 10 años con respecto lo que le exigen al alemán -el de referencia en los mercados- cayó de forma considerable hasta los 112 puntos básicos, lo que supuso un retroceso del entorno del 8%, el mayor de toda la zona euro. En los últimos días, el 'spread' ha ido bajando a medida que se atisbaba una solución al conflicto catalán.

Lo que por ahora no para de incrementarse es el número de empresas que siguen fijando su sede social en otra comunidad autónoma. En este sentido, el ministro de Economía, Luis de Guindos, espera que las empresas catalanas vuelvan a esa región porque la aplicación de la legalidad «garantiza un entorno de tranquilidad y de normalidad»- Con la vuelta al marco constitucional y la convocatoria de elecciones autonómicas no hay ningún motivo para que las empresas dejen Cataluña, ni para la salida de depósitos ni para el boicot a los productos catalanes, según afirmó Luis de Guindos.

Fotos

Vídeos