Bárcenas entra en escena en el juicio al PP valenciano

Bárcenas, el pasado junio, en la comisión del Congreso que investiga la financiación del PP. :: chema moya / efe/
Bárcenas, el pasado junio, en la comisión del Congreso que investiga la financiación del PP. :: chema moya / efe

El extesorero nacional del partido debe aclarar mañana si contó a Rajoy la existencia de la financiación irregular autonómica

MATEO BALÍN MADRID.

Pendiente de la sentencia por la pieza principal del 'caso Gürtel', época primera (1999-2005), en la que se enfrenta a 39 años de prisión, Luis Bárcenas vuelve mañana a la sala de vista de la Audiencia Nacional. Esta vez lo hará como testigo, a petición de las defensas, en el juicio por la presunta financiación irregular del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV). Bárcenas era el tesorero nacional del PP cuando tuvieron lugar las dos campañas electorales, 2007 y 2008, que se pagaron con dinero de empresarios contratistas de la Generalitat.

La irrupción de Bárcenas en el juicio que celebra el Juzgado de lo Penal no puede ser más oportuna. Una vez finalizada la declaración de los 19 acusados, el extesorero nacional comparecerá en plena batalla estratégica por adjudicar la responsabilidad del sistema irregular de pagos electorales. Parte de los acusados apuntaron a Ricardo Costa, ex secretario general del PPCV. Pero éste, en línea con los testimonios en cadena de los cabecillas confesos de las trama corrupta, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, 'el Bigotes', elevó la autoría al expresidente Francisco Camps.

Bárcenas deberá aclarar ahora dos asuntos: si es cierta la reunión con Costa en la que éste le comentó los tejemanejes en la contabilidad del PPCV y la responsabilidad de Camps; y si tras conocer esta información se lo contó a alguien del partido, véase a su jefe Álvaro Lapuerta, al entonces secretario general, Ángel Acebes, o al mismísimo Mariano Rajoy. En suma, por qué no se denunciaron estas prácticas irregulares a las autoridades judiciales.

En este contexto y con la obligación de decir verdad al declarar como testigo, Bárcenas tendrá un protagonismo no deseado antes de que comenzase el juicio. Sobre todo, después del cambio de estrategia de Costa y el arrepentimiento ante el juez del ex secretario general del PPCV, que se enfrenta a siete años y nueve meses de prisión.

Renuncia de la prueba

Precisamente, las revelaciones de Costa en busca de atenuantes que mitiguen su condena han llevado a su defensa a renunciar a la batería de testigos y periciales propuestas antes de comenzar el juicio, cuando defendía su inocencia. Pero la estrategia de los 'tres de la Gürtel' no le dejaron más salida que confesar los hechos y buscar un cabeza de turco, en este caso su otrora amigo Francisco Camps (inimputable en este juicio al estar prescritos para él los delitos que se revisan).

Con Bárcenas o el exgerente nacional Cristóbal Paéz comienza mañana el turno de los testigos. Más de un centenar previsto hasta mediados de marzo, aunque podrían ser menos por las renuncias de las defensas de los acusados arrepentidos. El punto culminante será el 7 de ese mes con la presencia de Francisco Camps y de Juan Cotino, expresidente de Las Cortes Valencianas y señalado también por Costa como máximo responsable del sistema de financiación irregular del PPCV.

Un día después, el 8 de marzo, comparecerán exdirigentes populares como Rafael Blasco o Ana Michavila, exjefa de gabinete de Camps. Al finalizar las declaraciones y la prueba pericial, la Fiscalía Anticorrupción decidirá si pide que se investigue al expresidente del PPCV y de la Generalitat en una nueva pieza del 'caso Gürtel'. Para ello es necesario que los empresarios arrepentidos reconozcan que pagaron los gastos electorales a cambio de la adjudicación bajo cuerda de contratos de la administración valenciana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos