Aznar: «La reforma constitucional no puede ser un pago a plazos»

M. E. ALONSO MADRID.

«La reforma constitucional no puede ser un pago a plazos de lo que ahora no estamos dispuestos a pagar al contado al secesionismo catalán». El expresidente del Gobierno, José María Aznar, irrumpió ayer en el momento más delicado del envite soberanista con un rechazo frontal al acuerdo alcanzado la semana pasada entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez sobre una futura revisión de la Carta Magna.

Para el exlíder del PP esta reforma no puede convertirse en un pago en diferido a los independentistas, puesto que, en su opinión, han sido ellos los que han roto el consenso de 1978 poniendo en juego «el valor de la Transición» y «la continuidad histórica de España».

Durante un acto en Valencia organizado por la fundación FAES, de la que es presidente, Aznar acusó a los soberanistas de cruzar «las líneas rojas» de la ley y de interpretar «los silencios como debilidad y no como muestra de prudencia». Culpó también al Gobierno de Carles Puigdemont de fracturar la sociedad, provocar el descrédito internacional y un conflicto político sin precedentes, además del «abandono masivo de empresas que no ven ese paraíso secesionista por ninguna parte».

El expresidente del Gobierno aprovechó también su intervención para enviar un mensaje a su sucesor en el PP y advertirle de que, en un momento tan «crítico» para el país, «nadie puede abdicar de su responsabilidad».

Fotos

Vídeos