ERC avisa al expresident de que «nadie es imprescindible»

C. REINO BARCELONA.

A Carles Puigdemont le empiezan a mover la silla en sus propias filas. El portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardá, lanzó ayer un serio aviso al expresidente de la Generalitat y le recordó que en la vida y en la política «nadie es imprescindible».

El diputado republicano, no obstante, se mostró convencido de que a pesar de las dificultades habrá constitución del Parlamento catalán el próximo miércoles y habrá un Gobierno secesionista. «Si no fuera así la gente no nos lo perdonaría», dijo.

El portavoz parlamentario de Esquerra desearía que en el nuevo Ejecutivo estén Puigdemont y Oriol Junqueras. Pero si no es posible, Tardá apostó por nuevos liderazgos que tomen las riendas de la Generalitat. «Las personas -dijo- somos muy necesarias, algunas lo son más, pero nadie es imprescindible». Un mensaje que tiene un solo destinatario, Puigdemont, que puede hacer peligrar la investidura por su insistencia en ser reelegido desde Bruselas por vía telemática o a través de una delegación para que sea otro diputado el que lea su discurso.

Ambas opciones chocan con el reglamento de la Cámara y la ley de Presidencia de la Generalitat y serían recurridas al Constitucional.

Puigdemont sigue sin ceder, está dispuesto a llegar hasta el final y no da muestras de renunciar a la investidura, aunque los letrados de la Cámara le digan que no podrá hacerla sin estar presente en el hemiciclo, como es su intención. Por ello, en el secesionismo se están produciendo movimientos que presionan a Puigdemont para que dé un paso al lado. No solo las renuncias de Artur Mas, Carme Forcadell y Carles Mundó, entre otros, también a través de mensajes más o menos directos.

Mas, que hoy se despedirá como presidente del PDeCAT, afirmó el jueves por la noche que corresponde a su sucesor decidir si mantiene su determinación de ser investido como sea. Pero el dirigente nacionalista expresó que él no continuaría si viera que pone en peligro un proyecto avalado en las urnas. Forcadell, a su vez, apostó por líderes que estén libres de cargas judiciales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos