La Audiencia alega que la huida de Puigdemont potencia el riesgo de fuga de Cuixart

M. B.

madrid. En una decisión avanzada el pasado viernes pero cuyos argumentos jurídicos se conocieron ayer, la Audiencia Nacional consideró que los presidentes de la Asamblea Nacional de Cataluña (ANC) y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, respectivamente, deben seguir en prisión provisional sin fianza para evitar que se fuguen y busquen refugio con el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y cuatro exconsejeros en Bruselas (Bélgica).

En sendos autos, los magistrados de la Sala Penal Ángel Hurtado y Julio de Diego -ponentes de las resoluciones sobre los recursos de Cuixart y Sànchez, y que,, además, forman parte del tribunal que juzga el 'caso Gürtel'- aseguraron que los líderes de las asociaciones catalanas no pueden ser excarcelados porque sigue habiendo riesgo de fuga y posibilidad de reiteración delictiva.

Justifican esta decisión por la gravedad del delito de sedición, por el que están siendo investigados en relación a los hechos acontecidos el 20 y 21 de septiembre en Barcelona y por el que fueron enviados a prisión el 16 de octubre. Precisamente, Hurtado subraya que en contra de lo alegado por la abogada del presidente de Òmnium en la vistilla celebrada el viernes, el riesgo de fuga no ha desaparecido.

«El hecho de que parte de quienes tienen una muy relevante participación en el proceso sedicioso que nos ocupa, con quienes son innegables las afinidades del señor Cuixart, se encuentren huidos en el extranjero, más que ser un factor que minimice ese riesgo de fuga, puede suponer una potenciación del mismo», dice.

Fotos

Vídeos