Asuntos Internos detiene al excomisario Villarejo por una trama de corrupción

Villarejo, tras declarar en el juzgado de Estepona. :: j. z. / efe/
Villarejo, tras declarar en el juzgado de Estepona. :: j. z. / efe

La jueza Lamela dirige la operación internacional por organización criminal, presunto blanqueo de capitales y cohecho

M. B. / AGENCIAS

MADRID. La unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional detuvo ayer a los comisarios José Manuel Villarejo y Carlos Salamanca, éste último exresponsable de la Comisaría del aeropuerto de Madrid-Barajas, en una operación coordinada por la Fiscalía Anticorrupción y dos juzgados de la Audiencia Nacional. La 'operación Tándem', como se la ha bautizado, ha supuesto también el arresto de otras seis personas y una decena de registros en domicilios y sedes de diversas empresas en las provincias de Madrid, Málaga y Valencia.

Los dos comisarios detenidos, Villarejo, que ya está jubilado y Salamanca, están imputados por blanqueo de capitales, organización criminal, cohecho y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

La Fiscalía Especial Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada coordina desde ayer la operación contra la corrupción en el marco de una investigación llevada a cabo junto con la Unidad de Asuntos Internos. Dicha intervención tiene por objeto el desmantelamiento de una organización criminal cuyo principal objetivo es la reintroducción en España, y otros países de la Unión Europea, de fondos procedentes de actividades ilícitas vinculadas a la corrupción internacional en los negocios.

Entre los detenidos se encuentran los citados comisarios, que prevaliéndose de las funciones propias de sus respectivos cargos policiales, especialmente sensibles para la seguridad nacional, habrían recibido elevadas sumas de dinero así como regalos suntuarios diversos, a cambio de la prestación de servicios especializados de inteligencia, y de facilitar la entrada ilegal de ciudadanos no comunitarios en territorio español.

El que fuera comisario principal del aeropuerto de Barajas ya fue investigado en el marco de la 'operación Emperador' contra el entramado chino de blanqueo de capitales dirigido por Gao Ping, aunque la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional archivó su caso.

Un comisario polémico

La 'operación Emperador' está en el trasfondo de la denominada «guerra de los comisarios» abierta la pasada legislatura, pues el entonces comisario de Asuntos Internos Marcelino Martín-Blas relacionó al hijo de Villarejo con la trama. Eso abrió una «enemistad» -en palabras de Villarejo-, entre él y Martín Blas, a pesar de que previamente habrían trabajado juntos en la denominada 'operación Cataluña' en 2012, supuestamente diseñada por Interior para desprestigiar a los líderes independentistas. Acabaron enfrentados en los juzgados en casos como el del pequeño Nicolás o el del 'pen drive' de la familia Pujol.

En esos sumarios se destaparon prácticas de la denominada como 'policía política', que habría funcionado durante la etapa de Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior y en la que supuestamente se redactaron informes con información delicada y sin contrastar sobre políticos adversarios del Partido Popular.

Villarejo también está implicado en la investigación sobre la compra de un ático en Estepona por parte del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, hoy en prisión por el 'caso Lezo'. Ambos se reunieron en una cafetería para hablar sobre el desarrollo de las investigaciones y el contenido de esa conversación se divulgó posteriormente, aunque no se ha podido comprobar quien fue el autor de la grabación.

Además, un juez de Madrid le investiga en la causa contra el empresario Javier López Madrid por supuestamente acosar a la doctora Elisa Pinto, quien señaló en una rueda de reconocimiento al excomisario como la persona que la apuñaló el 10 de enero de 2014 en presencia de su hijo. La dermatóloga denunció a López Madrid por acoso.

Ahora, Villarejo ha sido detenido por Asuntos Internos, una unidad conocida como 'la Policía de la Policía', que tras el relevo de su «enemigo» Martín Blas está dirigida por Francisco Migueláñez.

Fotos

Vídeos