La CUP también asume las elecciones autonómicas convocadas por Rajoy

Los anticapitalistas dan la espalda a Puigdemont y liderarán una candidatura propia en los comicios del 21-D

C. REINO BARCELONA.

La CUP considera que las elecciones autonómicas convocadas por Mariano Rajoy para el 21 de diciembre son «ilegítimas». Sin embargo, las bases de la formación anticapitalista decidieron ayer presentarse a los comicios con una candidatura propia, que tendrá un perfil «rupturista, independentista y de izquierdas». Los antisistema, que se debatían entre presentarse o no, reunieron a su asamblea nacional en Granollers (Barcelona), que de manera casi unánime tomó la determinación de concurrir a los comicios, liderando una candidatura en solitario, al margen del PDeCAT y Esquerra.

Aunque Carles Puigdemont trata de seducir a sus hasta hace bien poco socios para que se unan en una lista única del independentismo de cara al 21-D para convertir los comicios en un plebiscito contra el 155 y a favor de la república, tanto Esquerra como la CUP han dado la espalda al expresidente de la Generalitat. La CUP tenía ayer cuatro opciones sobre la mesa. Presentarse o no presentarse. La idea de concurrir contó con el aval del 91% de la militancia. La opción que las bases prefirieron fue presentarse en solitario (64%), en lugar de dar apoyo a una lista ciudadana como la que plantea Puigdemont o una candidatura o coalición más amplia.

A partir de ahora y una vez decidido que se presentan en solitario, lo que la CUP tendrá que hacer es confeccionar sus listas. La norma de la casa, así ha sido en las últimas elecciones (los cuperos se estrenaron en unas autonómicas en 2012), dicta que los diputados no pueden repetir más de una legislatura. Es lo que les ocurrió a David Fernández y Quim Arrufat, diputados hasta 2015, o lo que les pasará en esta ocasión a, entre otros, Anna Gabriel, Benet Salellas o Gabriela Serra.

La CUP, que considera que los comicios autonómicos han sido convocados a partir de un «golpe de Estado», ha sido una de las fuerzas clave en la pasada legislatura en Cataluña.

Sus diez diputados fueron decisivos para que se formara la primera mayoría absoluta independentista de la historia en la Cámara catalana. Los anticapitalistas, en cualquier caso, vendieron muy caro su apoyo a Junts pel Sí. Primero se cobraron la cabeza de Artur Mas y con posterioridad marcaron la hoja de ruta secesionista, hasta la proclamación de la república del 27 de octubre.

Fotos

Vídeos