Las asociaciones reivindican mejorar la atención a las víctimas catorce años después del 11-M

Madrid conmemora el aniversario de los atentados bajo alerta 4 antiterrorista por tercer año consecutivo

NURIA VEGA MADRID.

Las campanas de todas las iglesias de la Comunidad de Madrid repicaron ayer a las nueve de la mañana en recuerdo de las 193 víctimas de la célula yihadista que el 11 de marzo de 2004 sembró de bombas cuatro trenes de la red de cercanías madrileña. Catorce años después de los atentados que sacudieron España y Europa, representantes públicos, agentes sociales y ciudadanos estaban ayer convocados a recordar y a escuchar la voz de las asociaciones, que reivindican lo mucho que aún queda por hacer en materia de atención a quienes sufren la lacra del terrorismo.

Este 11-M, por tercer año bajo alerta 4 antiterrorista, se convirtió en una jornada de homenaje, pero también en una llamada de atención sobre las reclamaciones que plantean los damnificados. Hace siete meses, en agosto, los atentados de Barcelona y Cambrils, donde 16 personas perdieron la vida, sirvieron para dejar al descubierto, según los colectivos, el camino que queda por recorrer.

En este sentido, el presidente de la Asociación de Víctimas de Terrorismo defendió ayer impulsar un protocolo de asistencia inmediata e integral a los afectados en los primeros momentos tras un atentado y apostó por articular mecanismos de coordinación entre administraciones que eviten a los damnificados el «papeleo» posterior.

Mariano Rajoy rinde homenaje en Twitter: «Memoria y unidad ante la sinrazón de la barbarie»

También Eulogio Paz, que en 2016 relevó a Pilar Manjón al frente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, aprovechó su intervención para exigir la ley pendiente de víctimas en la Comunidad de Madrid, de la que aseguró no tener noticias. Lo hizo en el acto convocado en la estación de Atocha, epicentro de los atentados de 2004, y donde el monolito de cristal alzado en recuerdo de los fallecidos en la masacre sufre un importante deterioro.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, confirmó ayer que el Ayuntamiento adelantará 350.000 euros del convenio con Adif y Renfe para reconstruir el monumento, cuyas necesidad de reparación van más allá de las tareas de mantenimiento. El objetivo es que las obras estén acabadas para el homenaje de 2019.

La clase política

Tanto Carmena como la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, fueron las encargadas de depositar a las nueve de la mañana, en el primer acto del día, la tradicional corona de laurel en la Puerta del Sol, en la fachada de la sede del Gobierno regional. Una convocatoria a la que asistieron representantes de los cuatro colectivos de víctimas: la AVT, la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M y la Fundación de Víctimas del Terrorismo. El presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, trasladó su sentir a través de Twitter: «Memoria y unidad ante la sinrazón de la barbarie».

A partir de esa hora, cada agrupación presidió su homenaje. En Atocha la cita estuvo organizada por la asociación de Eulogio Paz, los sindicatos UGT y CC OO y la Unión de Actores y Actrices. En ese escenario, el secretario de Análisis Estratégico de Podemos, Íñigo Errejón, tachó de «lamentable» que a día de hoy los afectados se vean en la necesidad de seguir reclamando ayudas. También estuvo presente el líder del PSOE, que poco después se desplazaba al Bosque de los Ausentes, en el parque del Retiro, donde la AVT conmemoró el Día Europeo de las Víctimas.

«Desde la política tenemos que ser profundamente respetuosos con la voluntad de las asociaciones y estar presentes en cada uno de esos actos», sostuvo Pedro Sánchez. Fue esa convocatoria la que contó con más representación política. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, acudió junto a la titular de Defensa y secretaria general del PP. Allí, María Dolores de Cospedal abogó por proteger «la verdad». «No se puede cambiar el relato de lo que ha ocurrido tanto en relación con el 11-M como con ETA: hubo asesinos que mataron y víctimas que murieron», advirtió.

También el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, recogió el sentir de las víctimas, «héroes de la democracia», y demandó trabajar para impedir que se sucedan los homenajes a etarras en el País Vasco.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos