Arrimadas tiende la mano a los comunes para amarrar la presidencia del Parlamento

R. C.

madrid. La suya fue la opción política que más votos y escaños obtuvo en las elecciones del 21 de diciembre en Cataluña. Y con esa fuerza moral, Inés Arrimadas tendió ayer la mano a los partidos no independentistas para cerrar un acuerdo sobre la composición de la Mesa del Parlamento. La líder de Ciudadanos calificó de «urgente» lograr que su formación se haga con la presidencia e impedir que los secesionistas tengan mayoría en el órgano de gobierno de la Cámara.

Con ese objetivo reclamó, en una entrevista en Onda Cero, un pacto político que incluya a Catalunya En Comú-Podem para evitar que la lista de Carles Puigdemont y Esquerra se hagan con cuatro de los siete puestos de la Mesa.

En Ciudadanos no ven problema alguno a llegar a acuerdos con los comunes. Es más, reprochan que el PP vetara a esta coalición durante la campaña y presione, sin embargo, ahora para que Arrimadas intente ganarse el apoyo de Xavier Domènech para su investidura.

En cuanto al candidato a presidir el Parlamento, la líder de Ciudadanos cree que el hasta ahora vicepresidente segundo, José María Espejo-Saavedra, es quien cuenta con el «mejor perfil» para un cargo desde el que se podrían evitar «las barbaridades de la pasada legislatura». Bajo la presidencia de Carme Forcadell, que a día de hoy reflexiona sobre su posible continuidad a la espera de una propuesta formal, se aprobaron las leyes de desconexión y la declaración unilateral de independencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos