El Rey apela a Barcelona'92 como ejemplo de unidad

El Rey estrecha la mano al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ayer en un acto conmemorativo de Barcelona 92. :: inés baucells/
El Rey estrecha la mano al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ayer en un acto conmemorativo de Barcelona 92. :: inés baucells

En un acto junto a Puigdemont defiende que demostró lo que se puede conseguir si se trabaja «en una misma dirección»

AGENCIAS BARCELONA.

El Rey Felipe VI puso ayer a los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona 92 como paradigma de los éxitos que se pueden conseguir trabajando conjuntamente y «en una misma dirección», sumando el esfuerzo de todos. En un acto celebrado en la Ciudad condal para conmemorar los 25 años de las Olimpiadas y los 30 años de la puesta en marcha del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès, defendió que aquel acontecimiento, que contó con la colaboración de «todas las administraciones», constituye «un magnífico ejemplo y una de las lecciones más brillantes y vigentes de nuestra historia más reciente».

Entre los asistentes al evento se encontraban el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. De hecho, los tres compartieron asiento en la primera fila antes de que el monarca subiera al estrado. «Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Barcelona fueron -insistió- el producto del esfuerzo, de la generosidad, de la solidaridad y del compromiso de todos». «Todos juntos continuaremos nuestra trayectoria impulsando, mejorando y acrecentando el progreso que hemos sabido lograr durante décadas de esfuerzo solidario, de espíritu de concordia y de confianza en el futuro», añadió durante un discurso en el que recurrió al catalán y al español.

En su alocución el Rey dedicó un recuerdo especial al expresidente del Comité Olímpico, Joan Antoni Samarach, y al exalcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, a quienes agradeció que compartieran objetivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos