La CUP amenaza con una «desobediencia civil masiva» y acciones de «lucha»

El independentismo se prepara para caldear la calle en la semana en que cree que se juega el futuro del proceso soberanista

CRISTIAN REINO BARCELONA.

La CUP cree que esta semana será «crucial para el futuro de Cataluña», por lo que ayer hizo una llamada a la «desobediencia civil masiva» y a la «lucha» contra la aplicación por parte del Gobierno del artículo 155 de la Constitución. Estamos ante «la mayor agresión contra los derechos civiles, individuales y colectivos del pueblo catalán desde la dictadura franquista», apuntaron los anticapitalistas.

Esta desobediencia civil tuvo ayer algunos ejemplos. El sindicato de maestros USTEC, mayoritario en el sector educativo, avisó de que «no reconocerá como interlocutores» a las personas que pudieran ser designadas por el Gobierno para asumir el control de la Consejería de Enseñanza. Además, las sectoriales de la ANC de los Bomberos y de los Mossos advirtieron de que no admitirán «ninguna otra autoridad que el presidente de la Generalitat o el Parlament». Igual que las asambleas de trabajadores de TV-3 y Catalunya Ràdio, que aseguraron que no obedecerán a un director impuesto desde Madrid. Los funcionarios en Cataluña «no seguirán órdenes de Madrid», fue la consigna que lanzó el consejero de Exteriores, Raül Romeva. El punto crítico del conflicto catalán, por tanto, llegará una vez que el Senado apruebe la aplicación del 155 y el Gobierno catalán sea destituido.

La CUP pidió a la ciudadanía, a las entidades, a los sindicatos y a la sociedad civil que se movilice en defensa de las instituciones y «de la república catalana». La formación antisistema no concretó el calendario de protestas. Pero en el independentismo más radical llevan días llamando a la gente a resistir de manera «pacífica», dicen, como el día del referéndum del 1-O, en que miles de personas se parapetaron ante los colegios. Este plante general podría producirse ante el Palau de la Generalitat, ante el Parlament y TV-3, entre otros. El secesionismo se prepara para tomar las calles. Desde el movimiento Crida per la democracia, que coordina las acciones de la ANC y Ómnium, aconsejaron a los suyos coger fuerzas y moral ante la que calificaron como la semana «más importante y decisiva». En esta línea, los sindicatos universitarios han convocado una jornada de huelga para el jueves, mientras las plataformas preparan un nuevo paro de país.

Fotos

Vídeos