«Si alguien insinúa que el atentado pudo evitarse, que tenga el coraje de decirlo»

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, se ha reunido con su homólogo del gobierno catalán, Jordi Turull. / Manu Cecilio

El portavoz de la Generalitat, Jordi Turull, denuncia una «campaña de desprestigio» contra los Mossos d’Esquadra e insiste en que no han tenido contactos con la CIA

KOLDO DOMÍNGUEZ

El portavoz y consejero de la Presidencia de la Generalitat, Jordi Turull, ha iniciado esta mañana en Bilbao una visita de dos días a Euskadi, en la que participará en diferente actos políticos. En el primero de ellos, un encuentro con su homólogo del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, el dirigente catalán ha evidenciado su malestar con las informaciones que aseguran que su Ejecutivo había sido alertado hace meses de un posible atentado yihadista en las Ramblas. Para Turull, estas noticias son directamente «una campaña de desprestigio contra los Mossos d’Esquadra». «Si lo que alguien quiere insinuar es que el atentado se podía haber evitado, que tenga el coraje de decirlo», ha retado el conseller.

Más información

Detrás de esa campaña, según Turull, estarían «intereses mediáticos y políticos» que nunca «dan la cara» y que «quieren poner en cuestión la actuación» de la Policía catalana. «Yo he estado dentro de las reuniones de los comités de crisis y he visto que todo ha funcionado muy bien y cómo se ha coordinado, incluido con el Gobierno central. Por eso no entiendo lo que está ocurriendo. Es inaudito. Una lástima». Ha asegurado que no sólo él, sino la mayoría de catalanes, están «perplejos y sorprendidos».

El conseller se ha negado a valorar las nuevas informaciones aparecidas hoy y «no se ha movido» de lo explicado ayer. No obstante, ha insistido que el Govern no ha mantenido nunca contacto alguno con la CIA y que «cada día» reciben «centenares de avisos» sobre posibles amenazas que se estudian y analizan.

Sobre el referéndum soberanista anunciado para el 1 de octubre, Turull ha asegurado que se celebrará y ha desmentido a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que el miércoles aseguró que el Govern está «teniendo problemas» para encontrar a las personas que firmen las leyes de desconexión y convocatoria de la consulta. «Firmar la ley del referéndum para mi no es ningún problema, es un auténtico honor. Es mi caso y el de los 72 diputados del Parlament», ha confesado. «He dedicado mi vida política al servicio de esta causa, y será un privilegio. Quiero poder seguir mirando a los ojos a mis hijas». Ha tildado, además, de «amenazas» las palabras de Sáenz de Santamaría y se ha negado a desvelar cómo van a proceder en las próximas semanas la Generalitat y el Parlament para convocar oficialmente la consulta.

Fotos

Vídeos