Los alcaldes tienen 48 horas para ceder locales para el 1-O

Badalona confirma su colaboración, Tarragona se desmarca y Barcelona mantiene la incógnita

C. REINO

BARCELONA. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras, enviaron ayer una carta a los más de 900 alcaldes que hay en Cataluña para que digan en 48 horas si están dispuestos a facilitar sus instalaciones municipales para la celebración de la consulta.

El ultimátum fue rechazado por los alcaldes de Tarragona y Lleida, ambos del PSC, y alegaron que no tienen intención de colaborar en un acto que consideran ilegal. La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, mantendrá la incógnita y esperará al auto del Tribunal Constitucional sobre el recurso del Gobierno y a la decisión de los servicios jurídicos municipales para responder a la petición de la Generalitat.

«Ya he respondido a la Generalitat confirmando que el 1 de octubre en Badalona los colegios estarán a su disposición para votar con normalidad», anunció en Twitter la regidora de la tercera ciudad en población de Cataluña, Dolors Sabater, de Guanyem Badalona en Comú. Como ella, la mayoría de los regidores catalanes, la mayoría de PDeCAT, ERC y la CUP, confirmaron su respaldo. Es el caso del de Igualada, el Argentona, el de Guardiola de Berguedà o el de Montblanc.

Poco después de la firma del decreto de convocatoria, Puigdemont y Junqueras se pusieron en contacto con los alcaldes para empezar a acelerar la organización de la consulta. Los colegios electorales son clave, pero buena parte de ellos no dependen del Gobierno autonómico, sino que son de titularidad municipal, como es el caso de los colegios de primaria, centros cívicos y bibliotecas. De ahí la importancia de la colaboración de los ayuntamientos, en especial el de Barcelona, sin cuyo apoyo el referéndum es inviable.

Según detallaba el Ejecutivo catalán en su misiva a los primeros ediles, la intención de la administración catalana es convocar el primero de octubre siguiendo la misma logística que en unas elecciones autonómicas y que por tanto prevé utilizar para el referéndum los colegios electorales habituales. Los ayuntamientos tienen dos días (hasta hoy) para confirmar la disponibilidad de los locales utilizados en los últimos comicios del 27-S.

El segundo teniente de alcalde de Barcelona, el socialista Jaume Collboni, se remitió a lo que digan sus servicios jurídicos y el secretario municipal, por lo que la respuesta al requerimiento para habilitar colegios electorales «se adecuará a las leyes y a los tribunales».

La presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia, Neus Lloveras, se mostró, en cambio, convencida de que Ada Colau «facilitará que en Barcelona se pueda votar con normalidad» el 1 de octubre.

Fotos

Vídeos