Diario Sur

Podemos registra la moción que busca reforzar a Iglesias frente al PSOE

  • La coalición advierte a los socialistas de que serán los culpables de mantener al PP en el poder si votan en contra de su iniciativa

La tercera moción de censura de la democracia ya es una realidad. Unidos Podemos puso fin ayer a tres semanas de intriga y registró en el Congreso la solicitud que pone en marcha el mecanismo previsto en el artículo 113 de la Constitución para sustituir a un presidente del Gobierno.

El escrito de la moción de censura señala que es necesario dar este paso porque «el Gobierno de España, en manos del Partido Popular, ha abandonado a la ciudadanía al secuestrar las instituciones y ponerlas al servicio de la defensa de su partido y de los saqueadores de las arcas públicas». «No podemos quedarnos de brazos cruzados asistiendo al enorme deteriores de nuestras instituciones», continúa. Pero las posibilidades de desalojar al PP del poder son nulas. De hecho, el partido de Gobierno ni siquiera ha mostrado un mínimo signo de inquietud. El Ejecutivo y el PP tienen claro que el movimiento de Pablo Iglesias va encaminado a dar la puntilla a un PSOE sumido en la peor crisis interna de su historia. Y la fórmula con la que Podemos trata de lograrlo consiste en presentar a su líder como el único capaz de hacer frente a la derecha.

Irene Montero fue tajante tras confirmar que será el propio Iglesias el que se postule para reemplazar a Rajoy. El secretario general de Podemos, dijo, «es el candidato ideal porque no tiene miedo al PP ni tampoco hipotecas con las oligarquías de este país». La portavoz parlamentaria aseguró que su formación estaba dispuesto a aceptar un aspirante propuesto por otro partido, ya fuese una personalidad independiente o, incluso, un miembro del PSOE. Pero los socialistas, de forma unánime, han renunciado a entrar en lo que consideran la enésima jugarreta de Iglesias. Fue a raíz de este rechazo frontal a participar en la moción de censura cuando Unidos Podemos decidió presentar a su jefe de filas, explicó Montero.

Iglesias saldrá derrotado, pero confía en que el sacrifico no sea en balde. Durante el debate de la moción dispondrá de tiempo ilimitado para exponer desde la tribuna su visión de país, atacar a un PP asediado por casos de corrupción o responsabilizar al PSOE de que Rajoy continúe al frente del país. El acoso a los socialistas llegó incluso antes. Montero apuntó ya ayer hacia ellos al afirmar que aquéllos que voten en contra de la moción de censura, o lo que es lo mismo se opongan a convertir a Iglesias en presidente, serán culpables de sustentar al Gobierno del PP. Las dificultades le llegaron a la portavoz a la hora de contestar si Podemos también sustentó a los populares cuando rehusó apoyar la investidura de Pedro Sánchez en marzo de 2016.

Los números

Tras el registro de la moción de censura, se abre ahora un plazo en el que Unidos Podemos tratará de buscar apoyos a su iniciativa, a la que por el momento solo se han adherido los cuatro diputados de Compromís. Esquerra ha condicionado su posible respaldo a que Iglesias se comprometa a convocar un referéndum de autodeterminación, una opción que la formación morada defiende sirmpre que sea pactado con el Gobierno. No obstante, en el texto de la moción se limita a defender «la condición plurinacional de España» y a señalar que «millones de ciudadanos reclaman su capacidad de decidir democráticamente y legítimamente su relación jurídica con el Estado».

Otros posibles apoyos son EH Bildu y el PDeCAT. Pero aún con ellos las cuentas no le salen al líder de Podemos, que necesita la mayoría absoluta para que su iniciativa prospere y convertirse en el próximo presidente del Gobierno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate