Diario Sur

El PP acusa a Carmena de ser «cómplice» del secesionismo

  • El partido se moviliza contra la conferencia que el lunes ofrecerá Puigdemont en el consistorio madrileño

Con una bandera de España y el lema &lsquoNo en Cibeles&rsquo, el PP se movilizó ayer contra la conferencia que Carles Puigdemont ofrecerá el lunes en el Ayuntamiento de Madrid. Los populares denuncian que el Consistorio que administra Manuela Carmena haya alquilado su espacio para que el presidente catalán plantee al Gobierno su última oferta de negociación del referéndum secesionista. «El lunes Carmena va a abrir la puerta a los que nos quieren separar, a los del discurso del odio», reprochó la vicesecretaria de Estudios y Programas del partido, Andrea Levy, para quien la alcaldesa es «cómplice» del desafío independentista.

A la cita, a escasos metros del auditorio donde intervendrá Puigdemont, asistieron, más allá de los populares, el actor y dramaturgo Albert Boadella y el concejal de Ciudadanos Sergio Brabezo. No acudieron los socialistas. Y el acto se convirtió en una defensa de la Constitución, que la alcaldesa madrileña aseguró respetar.

Es más, la regidora defendió que, igual que el PP pudo ayer reivindicar la unidad de España en el Consistorio, todos tienen derecho a ejercer la «libertad de expresión». «Me parece muy bonito -añadió- que Madrid sea el lugar de España del encuentro».

Además, Carmena subrayó que «los locales del Ayuntamiento son para cualquiera que lo desee y, naturalmente, pague la tasa que tienen». El espacio que Puigdemont ha alquilado para el próximo 22 de mayo ha tenido un coste para la Generalitat de 3.000 euros.

Para el PP, sin embargo, lo censurable es la cobertura institucional que el líder catalán va a encontrar en Madrid después de haber rechazado por voluntad propia comparecer en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado, como le propuso el presidente de la Cámara alta, Pío García Escudero, y como defiende el Gobierno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate