Diario Sur

La UCO apunta a que González pagó en negro las deudas electorales de Aguirre

 Agentes de la UCO practicaron ayer diversos registros, entre ellos en la empresa Licuas en Madrid. :: javier lizón / efe
Agentes de la UCO practicaron ayer diversos registros, entre ellos en la empresa Licuas en Madrid. :: javier lizón / efe
  • La Guardia Civil registra Indra y OHL, entre otras empresas, acusadas de pagar mordidas al expresidente y al PP

La ‘operación Lezo’ es más que el saqueo del Canal de Isabel II para llenar los bolsillos de Ignacio González y su entorno. La Guardia Civil desplegó ayer la segunda fase de este operativo con el objetivo primordial de encontrar pruebas para apuntalar el otro gran eje de esta investigación: las sospechas de que el expresidente de la Comunidad de Madrid recurrió a dinero negro para pagar las deudas que dejaron tiritando la caja del PP regional tras las elecciones autonómicas de 2011, que volvió a ganar Esperanza Aguirre con mayoría absoluta.

Los agentes de la Unidad Central Operativa registraron ayer cinco de las empresas bajo sospecha por haber pagado millonarias mordidas a González a cambio de obra pública, un dinero que -según la investigación que dirige el juez Eloy Velasco- el expresidente destinó tanto a su enriquecimiento y al de su familia como a la supuesta financiación irregular del PP en Madrid. Los allanamientos tuvieron lugar en la multinacional tecnológica Indra, en el constructora OHL, en la operadora de navegación aérea Saerco, en la empresa de servicios hidráulicos Licuas y en la Agencia de Informática y Comunicación (ICM) de la Comunidad de Madrid, pieza clave en el entramado para allegar dinero negro a la formación política.

La UCO tiene claro el papel de Indra, según los responsables de la investigación. El gigante tecnológico habría pagado en 2012 y a través de terceros cerca de 700.000 euros a acreedores del PP. La operativa fue que ICM y su director, José Martínez Nicolás -detenido ayer, tras haber sido arrestado también en la operación ‘Púnica’- adjudicaron a Indra contratos «hinchados» en cerca de un millón de euros. La compañía, a cambio, se habría prestado a aceptar como propias facturas falsas giradas por los proveedores del PP contra Indra por conceptos ficticios.

Diseño personal

Toda esta operativa habría sido diseñada por González, quien tras su llegada a la secretaría general del partido a finales de 2011, presentó una contabilidad limpia al Tribunal de Cuentas, sabedor de que al año siguiente Indra, que ya está siendo investigada en ‘Púnica’ por el pago de otras comisiones al PP madrileño, iba a pagar las deudas con el dinero público que le llegó con esos contratos con sobrecostes. La Guardia Civil se personó ayer por la tarde en la sede la consultora PWC para recabar copias de contatos de la ICM.

El otro gran eje de la investigación fue OHL, a la que Francisco Correa ya señaló como financiadora del PP nacional durante el juicio del ‘caso Gürtel’. En este caso, la UCO apunta a que la constructora, a través de una filial mexicana, pudo pagar en 2007 algo menos de 1,5 millones de euros a González como mordida a cambio de la adjudicación de la construcción de la fallida línea de tren entre Móstoles y Navalcarnero (Madrid), que iba a costar más de 350 millones de euros. Esa comisión, según ha descubierto la Guardia Civil, fue ingresada en una cuenta de Suiza. Parte de ese dinero habría engrosado la fortuna opaca del hombre de confianza de Aguirre, pero otra parte habría acabado regresando a las arcas de la formación.

El registro de las demás compañías, apuntaron los investigadores, estaría relacionado con el expolio del Canal de Isabel II para el enriquecimiento de los imputados, aunque también se investiga el desvío de dinero al PP. Saerco, que gestiona varias torres de control, fue creada por Ildefonso de Miguel, imputado en la operación Lezo como exdirector gerente del Canal de Isabel II. Licuas, especialista en obras hidráulicas y contratista habitual de Canal, es propiedad de Joaquín Molpeceres, ya imputado en ‘Gürtel’ por donaciones irregulares al PP.

Petición de cárcel

Entretanto, González pasó ayer su segunda noche en la Comandancia de la localidad madrileña de Tres Cantos, en un calabozo de seis metros cuadrados y sometido a videovigilancia para evitar que se autolesionase. En las celdas contiguas estaban, entre otros, su hermano Pablo y su cuñado José Juan Caballero, también detenidos en la ‘operación Lezo’.

El juez de Eloy Velasco tomará hoy declaración a Ignacio González y a los principales implicados en la trama. La Fiscalía ya ha anunciado que pedirá prisión incondicional para el expresidente de la Comunidad de Madrid.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate