Diario Sur

El PP permitirá que Urkullu apruebe sus cuentas

  • Se trata de un nuevo gesto de los populares para ganarse el apoyo del PNV a los Presupuestos Generales del Estado

MADRID. El PP dio ayer un nuevo paso en su camino para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Y lo hizo en dirección al PNV, formación imprescindible para aprobarlos en el caso de que el PSOE se mantenga en su 'no' a las cuentas del Gobierno de Mariano Rajoy. Los populares sellaron formalmente su abstención en el Parlamento vasco a los presupuestos que presentará el Ejecutivo de coalición que conforman los nacionalistas y PSE. Aunque el PP haya descartado de momento un voto afirmativo, su abstención ya es suficiente para que las cuentas sean aprobadas gracias a los 37 diputados que suman el PNV y los socialistas, uno menos de la mayoría absoluta.

El gesto del PP se produce sin apenas contrapartidas. Los populares apenas han incluido enmiendas parciales por un valor de 29 millones de euros, un 0,26% del montante total, que aumentarán partidas de fomento a la economía y apoyo a las familias, entre otros fines. «No son nuestros Presupuestos y no estamos de acuerdo con muchas de las partidas de gasto, pero permitiendo que salgan adelante evitamos una deriva», justificó el dirigente autonómico del PP Antón Damborenea, que también reprochó al Ejecutivo Urkullu que «haya tardado tanto en dilucidar si quería decantarse por nosotros o por la extrema izquierda, se llame como se llame». Por parte de los nacionalistas, el consejero de Hacienda, Pedro Aspiazu, valoró que «es un acuerdo positivo», si bien quiso dejar claro que no afecta a otras negociaciones, como puedan ser los Presupuestos del Estado , ni tampoco existe un acuerdo a nivel autonómico para el resto de legislatura.

Pese a las explicaciones de Aspiazu, el movimiento del PP en Euskadi conecta con las negociaciones para aprobar las cuentas nacionales. Con su gesto, el PP trata de ofrecer una imagen de oposición responsable, la misma que reclama en el Congreso, aunque por el momento con poco éxito.