Diario Sur

Errejón abre la puerta a disputar a Iglesias el liderazgo de Podemos

  • Afirma que «un militante del cambio pone las ideas por encima» de la amistad y de la fidelidad personal

barcelona. Por primera vez, el número dos de Podemos, Íñigo Errejón, no descarta disputar el liderazgo del partido a Pablo Iglesias. Sin afirmar ni negar si aspirará a la secretaría general de Podemos en la Asamblea Ciudadana que la formación celebrará a principios de 2017, Errejón evitó ayer, a diferencia de lo que ha hecho otras veces, zanjar la pugna y dejó las puertas abiertas.

Preguntado sobre si podría presentarse como alternativa a Iglesias, Errejón respondió en la cadena catalana TV-3: «Si estuviera convencido de que con las ideas hemos llegado a un cruce y hay proyectos que no pueden ser compatibles, un militante del cambio pone las ideas por encima de cuestiones inmediatas».

Eso sí, apuntó que la «amistad y la fidelidad personal» hacia Iglesias «harían más difícil» que se presentara como alternativa al líder del partido. El secretario político de Podemos, que enlaza una confrontación con otra con su jefe de filas, cree que en ahora mismo el debate interno «no está en el punto» que le podría llevar a competir por la secretaría general como consecuencia de las diferencias ideológicas. Según Errejón, en Podemos hay una «discusión sobre el rumbo» de la formación y no tanto un debate sobre las caras.

El también portavoz en el Congreso reconoció que tiene diferencias con el secretario general de Podemos, que es «amigo y secretario general». El problema, añadió, es que «a veces hay que separar espacios» y «aprender a combinar la amistad personal con la relación política y la fidelidad personal con, a veces, diferencias políticas».

Errejón consideró que sus diferencias con Iglesias son «tácticas», no de largo plazo. «No hemos tenido ningún manual de cómo se construye una fuerza política y cómo son las relaciones personales. Y la política -resaltó- es una trituradora de sentimientos humanos». El líder de Podemos, a grandes rasgos, defiende la tesis de que el partido debe primar la actuación callejera sobre el trabajo institucional, mientras que el secretario político es un firme defensor de la tarea parlamentaria.

Errejón reonoció que Podemos tienen que «aprender a mantener la cohesión» sin renunciar a la crítica. «Una fuerza política incapaz de entender las críticas que vienen de fuera va perdiendo el contacto con la sociedad y se va convirtiendo en una fortaleza sitiada que se mira mucho hacia adentro y tiene dificultades para conectar con una parte de la sociedad con la que quizás simpatizaría».